Los nuevos clientes del sistema financiero que muestran buen comportamiento de pago sobre sus préstamos consiguen reducciones significativas en las tasas de interés más adelante, sostuvo el superintendente adjunto de Banca y Microfinanzas de la SBS, Jorge Mogrovejo.

Por ejemplo, explicó que los usuarios de las pequeñas empresas financieras especializadas que cumplen con sus pagos crean un buen historial crediticio y, luego, migran a otros entes de mayor tamaño con costos de financiamiento menores.

Subrayó que las empresas que atienden a los segmentos socioeconómicos C y D tienen un papel importante en la bancarización de clientes.

“Estas empresas financieras especializadas pequeñas y medianas son puertas de entrada al sistema financiero”, dijo recientemente en la Comisión de Defensa del Consumidor y Organismos Reguladores de los Servicios Públicos del Congreso de la República para brindar opinión sobre el proyecto de ley que plantea topes a las tasas de interés.

Agregó que la competencia entre entidades financieras por los deudores con buen récord de pagos de sus créditos origina la reducción de los costos de financiamiento.

Componentes

Mogrovejo también mencionó que las tasas de interés deben cubrir los costos de fondeo, el riesgo de incumplimiento, los costos operativos y el costo de capital para no poner en riesgo el patrimonio de las entidades financieras y los depósitos del público.

Explicó que el costo del fondeo es el interés que se paga a los depositantes y otros acreedores, y depende de la política monetaria, el riesgo país y la estructura del pasivo/riesgo de la entidad.

“El riesgo de incumplimiento está relacionado con la posible pérdida por falta de pago de los deudores, lo que depende de la información: historial crediticio, las garantías, entre otros”, manifestó el funcionario.

La informalidad financiera no permite conocer el historial crediticio de los clientes con pagos puntuales, situación que los puede mantener en un círculo vicioso de altas tasas de interés, sostiene elfuncionario.

“Los prestamistas informales pueden tener buenos pagadores, pero nadie conoce su historial, a diferencia de los clientes del sistema financiero formal, que ingresan con costos de financiamiento elevados, pero en el tiempo las tasas bajan a medida que cumplen con sus pagos”, sostuvo el superintendente adjunto de banca y microfinanzas.

En el mercado informal, las tasas de interés superan ampliamente los costos de financiamiento del sistema financiero formal, enfatizó.

Informó que hay 50 empresas del sistema financiero que ofrecen créditos de consumo, las cuales atienden a deudores de distintos estratos socioeconómicos, tienen diferentes modelos de negocio y compiten entre sí dentro de cada segmento.

Dijo que la gran mayoría de deudores nuevos percibe ingresos menores a los 3,000 soles y son menores de 30 años.

“El acceso a los créditos de personas o préstamos de consumo está en aumento. En el 2019 se incorporaron 500,000 deudores”, comentó.

Menos bancarización

Los topes a las tasas de interés no son nuevos y hay varios países en el mundo que los usan, pero la experiencia internacional demuestra que el empleo de límites a los costos de financiamiento no es positivo, explicó Mogrovejo.

“En esos países se nota una menor profundización financiera, reducción del número de deudores, así como una mayor concentración del mercado (de créditos), explicó.

Aprobar la aplicación de topes a las tasas de interés fomentaría la informalidad crediticia, pondría en riesgo la estabilidad financiera y reduciría la inclusión financiera en el país, enfatizó.

En otro momento, indicó que cada vez hay más presencia del sistema financiero en el país.

“Entre el 2014 y el 2019, el número de distritos con presencia del sistema financiero creció de 982 a 1,587”, señaló Mogrovejo.

“El aumento en la cobertura ha sido mayor en los distritos del quintil más pobre”, añadió en su exposición en el Parlamento.

Agregó que las empresas especializadas en consumo pequeñas cuentan con más del 50% de su portafolio en consumo y atienden mayormente al segmento D, cuyos ingresos están por debajo de los 1,700 soles.