El mensaje presidencial de hoy por Fiestas Patrias tiene ingredientes especiales. Será el último antes del Bicentenario. Aparte, las circunstancias que atraviesa el país son muy complicadas, producto de una crisis sanitaria que no da tregua y de una economía colapsada con cientos de miles de desempleados. Por eso todo hace pensar que el discurso de Martín Vizcarra tendrá los objetivos bien marcados. En realidad, resulta casi obvio sobre qué ejes se centrará el jefe del Estado. Será su obligación no solo transmitir confianza sino, sobre todo, estrategias claras que inyecten algo de esperanza en una población golpeada.

Por lo pronto, el Gobierno se plantea tres grandes objetivos para este año.

El primero es la lucha contra el coronavirus. La llegada de Pilar Mazzetti al Ministerio de Salud luego de liderar el Comando Covid pretende mejorar los resultados obtenidos hasta el momento. También ha supuesto un cambio en la política informativa: se actualizó el total de fallecidos (admitiéndose desde el Ejecutivo una brecha entre los números oficiales y los reales) y se anunció, además, que ya no se publicarán a diario las cifras de la pandemia.

Vizcarra tendrá que explicarle hoy a los ciudadanos cuáles serán las estrategias que su gestión pondrá en marcha en este último año para intentar paliar los efectos del virus.

El segundo asunto prioritario para el Ejecutivo tiene que ver con el relanzamiento económico del país. Es un mensaje que se ha encargado de difundir el nuevo premier, Pedro Cateriano. En una entrevista con La República, el titular de la Presidencia del Consejo de Ministros habló en concreto de “restablecer un marco de confianza y garantías para la inversión nacional y extranjera, en todos sus aspectos”.

Un sector clave en el pensamiento de Cateriano es el minero. Para el jefe del gabinete, las operaciones extractivas son el motor más importante de la economía nacional y ha señalado que desea que los proyectos que se encuentran detenidos puedan empezar a operar de nuevo. No ha especificado cuáles serán prioridad.

Aparte del sector minero, Cateriano ha mencionado que la construcción del puerto de Chancay se ve desde el Gobierno como una inversión que transformará el comercio internacional y nacional. Aparte, hay obras a cargo del Ministerio de Transportes y Comunicaciones que se espera que se ejecuten.

Otro tema que preocupa es el del agua potable. Cateriano ha dicho que son ocho millones de peruanos los que no tienen acceso a ese recurso y se espera poder dar algunos pasos para que mediante modalidades “gobierno a gobierno” o transferencias tecnológicas pueda desarrollarse ese campo de manera urgente. Ha advertido además que eso “de ninguna manera” significa privatizar Sedapal.

El Ejecutivo también está depositando parte de su esperanza reactivadora en la reconstrucción del norte, que se llevará adelante con la cooperación del Gobierno británico.

También se piensa en destrabar una serie de gestiones. En periodo de emergencia, en la PCM se considera que se han venido aplicando las normas jurídicas como si el Perú estuviera en una situación de plena normalidad.

Elecciones

Y el tercer asunto que el Ejecutivo ha marcado como una de sus prioridades hasta julio de 2021 son las elecciones generales -presidenciales y legislativas- convocadas para el domingo 11 de abril.

Una situación por cierto compleja, porque mientras no exista una vacuna disponible contra la Covid-19, la asistencia masiva de millones de peruanos a las mesas de votación significa la posibilidad de un contagio masivo. El expremier Vicente Zeballos había adelantado en su momento que se estaban analizando opciones para reducir los riesgos. Una de ellas, que el sufragio no se concentre en un solo día.

Debe tenerse en cuenta también que en estas semanas se estará eligiendo al nuevo jefe de la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE). La decisión final está entre Piero Corvetto y José Alfredo Pérez Duharte. Quien ocupe el cargo, deberá trabajar de manera estrecha con el Gobierno hacia la realización de comicios libres y democráticos que marcarán el ingreso del Perú hacia su Bicentenario.

Se sabe que el Gobierno le solicitará a la Organización de Estados Americanos (OEA) que envíe una misión de observación para abril del 2021.

Como era previsible, la pandemia obligará a una celebración de Fiestas Patrias diferentes. Vizcarra asistirá al hemiciclo hoy, pero los congresistas seguirán la ceremonia de manera remota. Y no habrá desfile militar mañana 29.

El dato

Martín Vizcarra inaugura hoy el último año de su gobierno. La situación es difícil por la crisis sanitaria que no cede y por una economía en rojo.

Se espera que también hable de la reforma

Otro tema que se supone el presidente abordará es el de la reforma política. El politólogo Fernando Tuesta, quien dirigió al equipo de expertos que elaboró una serie de propuestas al respecto, dijo que “es momento de que el Gobierno tome una posición”.

Tuesta se refirió a una serie de medidas que considera necesarias. “Eliminar el voto preferencial, completar los artículos referidos al financiamiento de los partidos y el tema de las elecciones internas con la fórmula de un militante un voto y la participación, al menos, de la mitad de los militantes en ese proceso como condición previa para participar en las elecciones generales”, señaló. El especialista añadió que estas internas deberían ser con voto electrónico, tal como lo ha recomendado la ONPE.