A pocos días de que el Departamento de Justicia de Estados Unidos anunciara una investigación contra TikTok por un presunto incumplimiento de un acuerdo para proteger la privacidad de los niños, la red social china se enfrenta a un nuevo proceso que se le ha abierto, esta vez en Australia.

De acuerdo con Forbes México, el primer ministro de Australia, Scott Morrison, dijo que su gobierno “está mirando a fondo” a TikTok. La investigación busca hallar posibles riesgos a los usuarios, por potenciales interferencias extranjeras y asuntos de privacidad de datos, según fuentes contactadas por Reuters.

“Si consideramos que hay que adoptar más acciones de las que estamos tomando ahora, entonces puedo decirle que no nos quedaremos cortos”, dijo Morrison a la emisora radial de Melbourne 3AW el viernes.

POLÍTICOS LA CUESTIONAN

La firma tecnológica, propiedad de Bytedance, abrió su oficina en Australia hace pocas semanas, pero según la senadora Jenny McAllister, quien preside la pesquisa parlamentaria sobre interferencias foráneas en redes sociales, 1,6 millones de jóvenes australianos utilizan la popular aplicación.

“Algunas de estas aproximaciones a la moderación del contenido podrían ser inconsistentes con los valores australianos. Por ejemplo, retirar material sobre la Plaza Tiananmen o quitar prioridad al material sobre las protestas en Hong Kong”, dijo a la radio ABC.

Según las fuentes de Reuters, tanto Asuntos Internos como la Fiscalía General están discutiendo las operaciones de la compañía.

El gerente general de TikTok Australia, Lee Hunter, escribió a los políticos australianos para decirles que es “vital que entiendan que somos independientes y no estamos alineados con ningún gobierno, partido político o ideología”, añadiendo que los datos de TikTok Australia están almacenados en lugares seguros de Singapur y Estados Unidos.