A más de tres meses de iniciada la emergencia por el COVID-19, María Isabel León, presidenta de la Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas (Confiep), asegura que la proyección de una caída del 12% al 14% del PBI para este año “muestra que algo no se hizo muy bien” en el manejo del impacto económico producto de la pandemia.

En entrevista con Correo, León analiza el papel del sector privado y la respuesta del Gobierno frente a la crisis sanitaria. Además, cuestiona la labor del Congreso, por dar cabida a medidas populistas sin evaluar su efecto a largo plazo.

¿Cómo evalúa el papel del Gobierno para enfrentar el COVID-19?

Comenzó bien, con una cuarentena que se decidió rápidamente, por 15 días, y que fue apoyada por la ciudadanía, pero que desgraciadamente, no estuvo acompañada de una estrategia sanitaria de igual velocidad y agilidad. Hoy podemos comprobar que no se hizo una previsión oportuna de oxígeno, de ventiladores mecánicos, pruebas moleculares masivas para detectar contagios y aislarlos planificadamente, o de compra oportuna de medicinas para el COVID-19. No queda duda que esta emergencia sanitaria ha puesto en mayor evidencia nuestro precario sistema de salud pública, que viene de años atrás, pero ello se convierte en una oportunidad para mejorar y corregir, así como para desanudar los nudos de la burocracia estatal, que no permite tampoco compras rápidas a pesar de tener los recursos suficientes.

¿Se han sentido convocados, incluidos, por el Gobierno en esta lucha?

El sector empresarial privado sugirió al Poder Ejecutivo convocarnos desde el inicio para acompañarlos con toda nuestra capacidad y recursos en la planificación estratégica de esta emergencia sanitaria. Ciertamente, hemos trabajado con varios ministros y funcionarios públicos de manera voluntariosa y activa, pero sin un liderazgo estratégico que involucrara a todos los actores y a los distintos niveles de gobierno de manera planificada. En ese sentido, debo destacar la actuación muy proactiva de la ministra de la Producción (Rocío Barrios), que articuló permanentemente con el sector productivo nacional, con los gobiernos locales y regionales.

¿Cree que ha funcionado el programa Reactiva Perú?

Creo que el programa ha sido una gran ayuda, pero, nuevamente, la burocracia estatal y los cuellos de botella y los candados regulatorios le han quitado la velocidad con la que debieron llegar esos fondos a las empresas, ante la urgencia de la situación.

¿El anuncio de la eventual expropiación de clínicas ha marcado un antes y un después en la relación con el Gobierno?

No lo considero así. Nadie puede estar de acuerdo en que se cobren sumas exorbitantes para tratar la salud de las personas, y menos en una crisis sanitaria, pero usar una situación que se puede resolver con el amparo de la ley ya existente no puede llevarnos al extremo de hablar de “expropiaciones”. Son dos cosas distintas. Siendo Confiep el gremio con mayor representatividad de la micro, pequeña, mediana y gran empresa, no podíamos callar ante un anuncio presidencial de semejante implicancia. Es un tema de principios que no se puede dejar pasar sin marcar una clara posición, respetuosa, pero firme. (…) La libertad y la defensa de la propiedad es uno de los derechos fundamentales que consagra la Constitución y ello, estoy segura, ha sido tomando por el Gobierno con la apertura democrática que representa. Estamos entre demócratas, no entre enemigos.

¿La carta de la Confiep al presidente fue respaldada por todos los gremios?

Fue una decisión colectiva, principista y ampliamente mayoritaria. En democracia debemos poder ejercer nuestro derecho a expresar nuestra posición, con libertad y con respeto, ejercer la defensa firme de aquellos principios en los que creemos. En estos tiempos de pandemia, pareciera que lo correcto es hablar bajito y que es casi un agravio decir lo que uno piensa. Si tengo que escoger entre algún “veneno”, prefiero siempre el “veneno” de la defensa de los principios, y no de los intereses.

¿Se pudo disminuir el impacto negativo que tendrá la economía para el 2020?

Las proyecciones del Banco Mundial, de una caída de entre 12, 14% del PBI para este año, es una de las peores del mundo en gestión económica durante la pandemia. Es claramente una muestra de que algo no se hizo muy bien. La caída ha sido muy fuerte.

¿Fracasa el Gobierno en el combate al nuevo coronavirus y la reactivación de la economía?

Creo que el inicio de la cuarentena fue una medida muy rápida que tomó el Gobierno, y que fue buena. Pero, también lo he dicho, no hubo un acompañamiento con la suficiente velocidad en los temas de salud (…). No es momento de buscar culpables, sino de buscar soluciones. Hoy estamos, todavía, saliendo de esa situación de crisis, y lo que necesitamos es buscar soluciones, poco a poco estamos reactivando la economía. Necesitamos buscar soluciones, buscar que la economía se pueda activar cuidando los protocolos y, por ende, cuidando la salud de las personas. Lo que ahora el Perú necesita es acción.

¿Se está dejando de lado el sector minero? ¿Se debe impulsar Tía María o ya no tiene esperanzas de que sea en este gobierno?

En la coyuntura que estamos viviendo se requiere, con urgencia, fomentar la inversión privada y pública, generar un verdadero shock de inversiones. Un proyecto como Tía María generaría ingresos por más de 1400 millones de dólares, casi el 75% del monto previsto para el programa Arranca Perú.

¿Qué riesgo representaría para la economía una nueva paralización de actividades a raíz de un rebrote del virus en el país?

Con una proyección de decrecimiento del orden del 12/14% del PBI para el cierre del 2020, una nueva paralización de actividades sería catastrófica para la economía del país. La salud y la economía tienen que cuidarse por igual.

¿Coincide con quienes señalan que sectores de la izquierda han copado el Gobierno?

Hay varios actores de la izquierda, sin duda alguna.

¿Podría señalar en qué áreas o ministerios?

No, mira cuando se dice que el Gobierno está tomado por la izquierda, hay personas de izquierda, efectivamente, dentro del gobierno, pero no voy a hacer un análisis de juicio o señalar con el dedo quién es de izquierda o no. Lo importante no es de qué tendencia seas, sino que hagas lo correcto. Estamos viviendo una pandemia, una situación inusitada para la que nadie estaba preparado, nadie tiene el libreto de cómo actuar, vamos a cometer muchos errores y vamos a tener que enmendarlos. Lo importante es eso, enmendar, y que el Gobierno se deje ayudar. Estamos todos los peruanos, empresarios y gente experta en diferentes temas, que estamos ahí para ayudar.

¿Opina que se debe oxigenar el Gabinete, debe seguir el premier Vicente Zeballos?

Esas son decisiones exclusivas del presidente de la República. Le corresponde a él exclusivamente, evaluar y tomar decisiones que sean las mejores para la conducción del país.

¿Qué es lo que más le preocupa del Congreso?

Me preocupa el evidente afán de aprobar normas populistas que terminan perforando el presupuesto público o que intervienen indebidamente en la contratación entre privados, sin escuchar las voces técnicas o profesionales que sustentan, con argumentos sólidos y sensatos, (las posturas) en contra de muchos de los proyectos más temerarios. Me preocupa que destruyan en pocos meses lo que costó años de esfuerzo a millones de peruanos; me preocupa que, en el mediano y largo plazo, sus decisiones terminen haciendo más daño a los emprendedores y a las familias peruanas de lo que ellos probablemente creen.

¿Y qué es lo que más le preocupa del Gobierno?

Me preocupa que el Gobierno aún no logre generar un clima de confianza entre todos los actores y sectores, y que las consecuencias en medio de esta pandemia puedan ser graves para la salud y la economía de las familias peruanas. El Gobierno es de todos los peruanos, debemos mirarnos como aliados, como un equipo sólido, no con desconfianza.

Dijo que el Ejecutivo aún no ha logrado un clima de confianza y que el Congreso está emitiendo normas populistas, ¿no considera que estamos ante un Gobierno populista?

Hago una diferencia entre lo que veo en el Congreso y lo que veo en el Poder Ejecutivo. Probablemente, iniciativas populistas hay de ambos lados. Por eso es que en algún momento firmé una carta abierta, que suscribieron una serie de personas, entre ellos el Nobel Mario Vargas Llosa, en la que exhortábamos tanto al Gobierno como al Congreso a no caer en la tentación de actos populistas. Acá tenemos que pensar en el país, tenemos que sacar a nuestro país adelante. Vamos a tener una caída económica muy grande, probablemente una de las más grandes a nivel mundial. Tenemos que ponernos a trabajar para que eso se revierta el próximo año. (…) La situación es muy seria como para estar perdiendo el tiempo con medidas que ven el muy corto plazo y no el futuro.

¿Cuál es su opinión sobre lo acontecido el último domingo entre el Congreso y el Ejecutivo con el tema de la eliminación de la inmunidad?

Ya me he pronunciado sobre mi preocupación por el trabajo que realiza el Congreso: Aprueba normas sin reflexión, sin análisis, sin convocar y escuchar a expertos. Están hipotecando nuestra estabilidad jurídica y, con ello, el futuro de nuestro país. No es hora de “pecharse” entre poderes del Estado, es hora de reconstruir nuestro país.

Perfil

María Isabel León, empresaria

Es la primera mujer que preside la Confiep desde su fundación, en 1984. Es licenciada en Educación, con grado de magíster en gerencia social. También cuenta con una segunda especialización en Políticas Educativas y Desarrollo Regional.