En Lima y otras regiones del país, diversos médicos, veterinarios e incluso políticos difunden algunos tratamientos milagrosos que supuestamente previenen el COVID-19. Uno de los medicamentos más mencionados es la ivermectina, pero ¿cuánto sustento científico tiene su uso?

Como mostró El Comercio en un informe previo, la ivermectina, un medicamento antiparasitario usado en animales y humanos desde hace una década, aún no ha demostrado su efectividad contra el COVID-19.

¿Cuál es la evidencia científica disponible sobre este fármaco? Por el momento, no hay ningún estudio clínico, es decir que se haya realizado en humanos, que determine que la ivermectina previene o cura la enfermedad producida por el nuevo coronavirus.

La evidencia disponible, todavía a nivel inicial (en el laboratorio) muestra que puede inhibir la replicación del SARS-CoV-2, el virus que produce el COVID-19. Pero aún no se conoce su efecto en animales ni en humanos.

“La ivermectina, como otras drogas, está siendo evaluada en estudios clínicos porque hay algunos reportes que indican que podría funcionar. Es una de las tantas opciones que se están investigando. No hay un estudio sólido en ninguna parte del mundo que indique si es bueno o no”, aclara César Ugarte, médico epidemiólogo e investigador del Instituto de Medicina Tropical Alexander von Humboldt de la Universidad Peruana Cayetano Heredia (UPCH).

Todavía no hay cura para el COVID-19

Al no haber ningún tratamiento probado contra el COVID-19, en el Perú el Ministerio de Salud, a través de la resolución ministerial N° 270-2020, aprobó “el uso compasivo de la ivermectina” en pacientes con coronavirus, pero siempre bajo recomendación médica. Su uso preventivo no está contemplado.

“No tenemos evidencia alguna de un medicamento efectivo contra el COVID-19. El manejo de pacientes tiene que ser basado en evidencia y estudios, y estos ya se están haciendo. Pero ahora no se puede decir que hay una droga aprobada para prevenir el COVID-19”, afirma Ugarte, especialista en Epidemiología y Control Global de Enfermedades.

¿Cuál es el objetivo de estos estudios?

Diversos grupos de investigadores trabajan en hallar un tratamiento que evite que los pacientes con COVID-19 desarrollen cuadros graves de la enfermedad y necesiten tratamiento médico intensivo, lo que hace que los hospitales colapsen en medio de una pandemia.

“Lo que se está tratando de plantear en los distintos estudios es cómo hacemos que los pacientes no se compliquen porque en países como el nuestro no tienen capacidad para responder”, explica el especialista.

Tal y como pasa con la hidroxicloroquina y el rendesivir, la ivermectina aún debe mostrar en estudios en humanos que es verdaderamente efectiva y que sus posibles efectos contra el COVID-19 son mayores que sus contraindicaciones, es decir, que son seguros para los pacientes.

¿Qué hacer?

Es posible que sigan apareciendo supuestas curas para el COVID-19, tanto en los medios de comunicación como en las redes sociales, por lo cual los especialistas recomiendan tener cautela con la información que escuche o lea al respecto, con el objetivo de que no afecte su salud.

Un claro ejemplo es el uso de la ivermectina veterinaria, cuyo uso está siendo difundido en las regiones. Los especialistas alertan que los medicamentos para animales no deben ser utilizado en humanos, pues los componentes y su concentración son distintos y pueden llegar a causar serios problemas.

“La población debe abstenerse de adquirir ivermectina en sus diferentes concentraciones y formas farmacéuticas, incluyendo fórmulas magistrales, a través de internet o del comercio ambulatorio, debido a que no se puede garantizar la procedencia y composición de los mismos”, señala la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid).

Las personas que se enteren de curas milagrosas deben tomar estas recomendaciones “con mucha precaución. Si va a tomar algún tipo de medicamento, ya sea para COVID u otra enfermedad, no puede ser basado en lo que lea en una noticia, tiene que ir a un médico, quien lo evaluará y tomará la decisión clínica adecuada”, finaliza Ugarte.

*El Comercio mantendrá con acceso libre todo su contenido esencial sobre el coronavirus