Esperanza y convicción. El presidente de la República, Martín Vizcarra, afirmó que en momentos difíciles los peruanos siempre han demostrado que, gracias al temple y la unidad que los caracteriza, lograron superar cualquier adversidad y la pandemia del covid-19 no será la excepción.

Desde Huaraz, en la región Áncash, con ocasión de los 50 años del terremoto que destruyó la ciudad de Yungay, mencionó que ese sismo fue el más destructivo en la historia del Perú por la magnitud del movimiento y la cantidad de pérdidas humanas que afectó a la región Áncash y zonas de la Costa norte y Sierra, y pese a ello, salimos adelante.“Enfrentamos el reto actual del covid-19, vamos a asumir compromisos y estar juntos para sumar los esfuerzos municipales, regionales y nacionales para estar lo mejor preparados. Así que, con fe, unidad, temple, optimismo, compromiso y solidaridad, son las virtudes que nos permitirán salir adelante en este momento”, expresó.

Lecciones aprendidas

El Jefe del Estado sostuvo que el país debe adecuarse a las condiciones que impone la naturaleza y aprender de las lecciones del pasado, de lo contrario nuevamente en el futuro se sufrirán daños y muerte porque continuarán las vulnerabilidades. “El sismo del 1970 nos dio una clara lección a Áncash, al Perú y al mundo, que debemos aprovechar para evitar que vuelva a suceder en el futuro”.

El presidente Vizcarra mencionó que aquel año tenía siete años y recordó el impacto del terremoto en el país, algo comparable con la conmoción que vivimos ahora debido a la pandemia por el coronavirus.

“Hoy, a los casi tres meses de estar resistiendo esta enfermedad viral del covid-19, contamos con lamentablemente 5,000 personas muertas en tres meses; el 31 de mayo de 1970, en tres minutos, se perdieron más de 70,000 vidas”, refirió.

Sostuvo, además, que los momentos que vivimos son difíciles, pero dijo no tener dudas de que la mayoría de peruanos continuará con el ejemplo de quienes superaron las dificultades en Áncash.“Además de asumir esos compromisos, vengo a renovarme de la energía que da el Huascarán, los apus, la tierra, las personas que sufrieron una de las tragedias más grandes de la humanidad y no desfallecieron”, apuntó.

Agregó que los peruanos han sido capaces de grandes cosas, “como lo han demostrado hace 50 años y lo demostrarán ahora, a pesar de las voces de desaliento”.

Camas hospitalarias

Durante su visita a la ciudad ancashina, el Mandatario anunció la instalación de 125 camas en el hospital de campaña de Rosaspampa, en Huaraz, para reforzar la lucha contra la pandemia del coronavirus. Refirió que la capacidad hospitalaria en esa ciudad es insuficiente para atender la demanda, por lo que se coordina con las autoridades regionales una respuesta más asertiva.

Además, aseveró que se están tomando las previsiones para tener una mejor oferta de oxigeno.

Datos

*El terremoto y aluvión de Huaraz, ocurridos el 31 de marzo de 1970, fue de tal potencia y magnitud que terminó sepultando a la ciudad de Yungay.

*Se estima que en esa fecha fallecieron entre 50,000 y 70,000 personas por el derrumbe de viviendas y por el alud ocasionado por un desprendimiento del nevado Huascarán.