Los productores y comercializadores de carmín de cochinilla están acaparando y especulando con el precio de este insumo que provee un colorante natural, poniendo en riesgo de que Perú pierda posicionamiento en el mercado internacional de la industria de alimentos, señaló el presidente de la Asociación de Exportadores (Adex), Erik Fischer.

“Actualmente, las empresas tienen problemas para cumplir con sus pedidos en el exterior porque los agricultores y comercializadores no quieren venderla, aduciendo que no hay producción. Sin embargo, se sabe que no es cierto. A todas luces se trata de un tema de especulación para forzar el incremento de precios”, precisó.

En ese sentido, invocó a los productores y comercializadores a no especular con los precios de la cochinilla, porque perjudican la recuperación económica del país.

Precisó que el carmín de cochinilla es usado en la industria alimentaria para dar color a los embutidos, productos lácteos, de pastelería y planificación. Así, resaltó que el Perú produce el 10% de los colorantes naturales en el mundo, pero no es el único.

“Hay otros colorantes sustitutos producidos en otros países como los que provienen de la cáscara de la uva (Italia y Francia), zanahoria negra (Turquía) y palillo (India), que ante esta situación, podrían desplazarnos como proveedor de colorantes naturales”, comentó.

Por último, informó que en el primer trimestre del año la exportación de los colorantes derivados de la cochinilla (carmín de cochinilla y ácido carmínico) sumó casi $ 13 millones 884 mil, lo que representó una caída de -40% respecto al mismo periodo del año pasado.