Con demasiada frecuencia se ha encontrado, en lo que va del estado de emergencia, a policías como protagonistas de escándalos y delitos, lo cual afecta la operatividad del personal en esta lucha contra la pandemia del Covid-19 en el país. El último caso de los 34 reportados ocurrió en Huánuco donde fueron detenidos dos efectivos cuando se emborrachaban con mujeres en pleno acto de servicio.

Se trata de los suboficiales Lelis Caqui Meza y José Malpartida Trujillo, quienes fueron intervenidos por sus colegas de la comisaría de La Unión, luego de que el personal del Ejército los descubriera libando en un auto.

El operativo estuvo a cargo del mayor PNP Christian Medina Sánchez, quien confirmó que ellos no se presentaron a la formación del 15 de mayo, agravando aún más su situación.

Otro suceso lamentable ocurrió en Puno. Ronderos del distrito de Ituata, provincia de Carabaya, detuvieron a los suboficiales Tito Urdanivia Guía, José Jiménez Ramos, Jhin Zapata Flores y Héctor Maquera Maquera, tras arrebatar 2.700 soles a dos mineros informales. Fueron puestos a disposición de la Fiscalía Militar Policial.

“Estos actos de indisciplina no lo vamos a permitir”, aseguró el comandante general de la PNP, Héctor Loayza Arrieta, quien lamentó que estas acciones sean realizadas en medio de una emergencia que ha dejado al menos 90 efectivos fallecidos y más de 4.500 infectados.

“Aquel que infrinja va a ser intervenido y separado de inmediato de la institución, caiga quien caiga”, afirmó el ministro del Interior, Gastón Rodríguez.