Luego de experimentar el más bajo crecimiento económico a nivel global en una década durante 2019, este año se mostraba algo más alentador, indica la consultora Macroconsult.

“Sin embargo, la llegada de un cisne negro, el llamado Covid-19, viene generando una crisis sin precedentes en múltiples países, cuyos resultados podrían ser solo comparables con la Gran Depresión de los años treinta”, subraya.

Impactos y proyecciones

Si bien las medidas tomadas en Perú atenúan el contagio durante la etapa de transmisión sostenida del virus, disminuyendo los impactos sobre la salud pública, amplifican los efectos negativos sobre la actividad económica, indica Macroconsult.

“Además, la situación causa cambios bruscos en el comportamiento social, lo que resulta en un factor adicional en contra, que actúa de manera transversal y afecta, en particular, a la base de la pirámide”, remarca.

De esta manera, la consultora sostiene que los impactos sobre la economía vendrían por: i) menor demanda externa; ii) contracción del turismo, sobre todo internacional; iii) deterioro de expectativas; iv) pánico en consumo y v) paralización de distintas actividades, dadas las medidas de contención y mitigación.

Agrega que nuestros principales socios comerciales de Europa y Estados Unidos están pasando por una situación similar a la nuestra, por lo que es de esperar que su demanda se contraiga. Los principales productos comprados por estos son los de agroexportación no tradicional. Entre ellos, los que estarían en riesgo alto, dado que su campaña estaría por comenzar, son las paltas y los espárragos. Los de riesgo medio son los mangos y las mandarinas.

Asimismo, el turismo se compone de distintas ramas de actividad, generalmente vinculadas al sector de servicios. Representa un 3.6% del Producto Bruto Interno (PBI) y sus principales actividades son el transporte de pasajeros, la provisión de alimentos y bebidas y el alojamiento para visitantes. “Este es el principal sector afectado, debido al quiebre en el flujo de visitantes internacionales. Si bien los viajeros nacionales representan el 60% del gasto en este sector, el aislamiento social en nuestro país reduciría cualquier atenuante por parte de estos”, señala.

Por otro lado, el deterioro de expectativas tiene como correlato el posponer decisiones de inversión y consumo de bienes duraderos. “Con respecto a la primera variable, observamos que en febrero último la confianza empresarial se ubicó en zona pesimista (48.2, por debajo de 50). Esto nos permitiría anticipar una mayor contracción en la inversión privada hacia la segunda mitad del año. La variable ya venía golpeada por los efectos de la Guerra Comercial y el elevado ruido político local. Entre junio y noviembre de 2019, se mantuvo permanentemente en zona pesimista”, subraya.

Además, refiere que el consumo privado, será, sin duda, uno de los más afectados por las medidas gubernamentales, dado que las familias no podrán realizar sus compras de manera normal, aunque no podemos descartar que el comercio relacionado a alimentos pueda crecer. “En ese sentido, se tendrían resultados mixtos sobre distintas industrias, donde las que estén vinculadas con bienes esenciales serán favorecidas. Por el contrario, el consumo discrecional será el más afectado (ropa, calzado, etc.)”.

Finalmente, y como correlato de lo anterior, muchas empresas se han visto obligadas a suspender sus operaciones de forma temporal, con los riesgos financieros que eso implica. “Lo peor es que no se puede descartar que algunas entren en problemas financieros mayores y tengan que cerrar”, advierte.

“Con todo lo anterior, nos vemos obligados a revisar severamente a la baja nuestros estimados para 2020. Si suponemos, como parece cada vez más probable, que el aislamiento social va a durar alrededor de 30 días (aunque no necesariamente seguidos) es de esperar que los PBI de marzo y abril caigan por encima del 25% y que la economía salga lentamente de ese choque”, sostiene Macroconsult.

“Así, nuestro estimado para 2020 se revisa a una contracción de 3.5%, siempre que no se vuelva a imponer una cuarentena generalizada a escala nacional”, anotó.

Cabe recordar que previo a la llegada del coronavirus al Perú, la proyección del PBI de Macroconsult era de un crecimiento de 3% para este año.