Esta película inspirada en hechos reales narra la historia de Byron (Jamie Bell), un joven criado por supremacistas blancos. La dureza de su educación ha provocado un profundo odio en el corazón del joven y también en su piel, cubierta de tatuajes con lemas y símbolos de extrema derecha. Sin embargo, cuando Byron se enamora de Julie (Danielle Macdonald) todo cambia. El joven abandona el círculo en el que se encontraba inmerso y trata de buscar ayuda en Daryle (Mike Colter), un activista que lucha por los derechos humanos. Decidido a darle la espalda al odio y a la violencia, transformará su vida en busca de redención.