Un informe suscrito por la directora ejecutiva de Control y Vigilancia, la bióloga Carmen Cruz Gamboa, de la Dirección General de Salud Ambiental e Inocuidad Alimentaria (Digesa), señaló que las conservas de pollo y pavo de la marca estadounidense “Crider”, que compró el programa de alimentación escolar Qali Warma para el año 2019, no son aptos para el consumo humano.

Los técnicos de Qali Warma reportaron el hallazgo de manchas negras en los envases del producto “Crider”, producido en la localidad de Stillmore, en Georgia (Estados Unidos) el 19 de junio y el 14 de agosto del año que pasó, cuando se encontraban en proceso de evaluación de los alimentos importados por tres empresas proveedoras.

Qali Warma reportó este incidente a Digesa, que dispuso la inmovilización de los lotes del alimento en los respectivos almacenes de las empresas Procesadora de Alimentos del Centro (ubicada en La Capitana, Chosica); Industria Alimentos y Servicios Gedual (avenida Ingenieros, Ate); y Soraya SAC (kilómetro 18.5 de la Panamericana Sur, San Juan de Miraflores).

Casi ocho meses después, Digesa comunicó los resultados de los estudios de laboratorio y determinó que la conserva de carne de pollo y pavo “Crider” no debe ser consumida, menos por los escolares.

El mencionado producto fue importado por los proveedores porque fue autorizado por Qali Warma, ya que cumplía con los requisitos técnicos señalados por dicha entidad.

El informe, suscrito también por el especialista en inocuidad alimentaria, la ingeniera Cristina Tello Morales y el coordinador del Área de Alimentos, el ingeniero Roberto Patiño Tataje, sostiene en sus conclusiones que según el análisis de riesgo efectuado a esos productos, establece que los mismos son considerados alimentos no idóneos.

“Los envases que los contienen presentan alteraciones físicoquímicas en su interior que no garantizarían la finalidad de protección del contenido a lo largo de su vida útil, por lo que se consideran no aptos para el consumo humano”, indica la investigación.

Qaliwarma se pronuncia

El programa nacional de alimentación escolar aceptó que, antes de la distribución a colegios, se detectó que 18 de los 149 lotes de estos productos presentaban manchas y puntos de color negro en el envase, por lo que se procedió a suspender su distribución y comunicar a la Digesa para su intervención.

“Qali Warma informó que en 2019 no se registró caso alguno de afectación a la salud de las niñas y niños de nuestras instituciones educativas de todo el país”, indicaron.