Ernesto Carlín

La exposición Espíritu de Metal visibiliza un género musical que no ha tenido la difusión masiva de otros similares, a pesar de cuatro décadas de existencia en el país. Incluye selección de discos emblemáticos.

En los últimos años se han publicado libros y hecho exposiciones sobre rock subterráneo peruano. Ha sido, además, la banda sonora de varias novelas. Sin embargo, otro género musical relativamente cercano ha pasado desapercibido para el público.Desde hace una semana se presenta en la Sala Paracas del Ministerio de Cultura la exposición Espíritu del Metal: 40 años del metal peruano.José Ignacio López Ramírez-Gastón, vocero del colectivo organizador Grupo Peruano de Estudios del Metal, comentó a este periódico que la idea es que se sepa más de una movida con décadas de funcionamiento.

“El primer concierto de Leuzemia fue teloneando a un grupo de hard rok de La Victoria, Up Lapsus”, recordó López Ramírez-Gastón para recalcar que la escena metalera ha tenido mayor tiempo de actividad en el país que su similar punk y hardcore.

Otro dato que nos aporta es que jugó en contra de que los grupos llegaran a los medios de comunicación en que no eran atractivos en la década de 1980. “Su temática no era política, tampoco hablaban de una identidad regional”, explicó el especialista.

Para este portavoz, los cultores del metal en el Perú resultaron más subterráneos que los propios grupos subterráneos por su poca difusión.

No obstante, mencionó que eso no ha sido obstáculo para que se cree una importante cultura alrededor del género y que llegara más allá de Lima.

Puso como ejemplo a los arequipeños Fosa Común, cuyo material es el primero que recomienda la muestra en la sección álbumes y casetes. Otras bandas de provincia que son destacadas son Chaska -también characata– y Deicidio de Ayacucho.

Añadió que le es imposible calcular la cantidad de grupos mencionados en la exposición, pero que en ella propone una cronología participativa en la que el público dé sus aportes.

Indicó que en este proyecto colaboraron varios otros amantes del metal. Por ejemplo, en la parte fotográfica está Ricardo Choy-Kifox, exfotógrafo de este diario.

Por una canción de Kiss

Cuenta José Ignacio López Ramírez-Gastón que él, al igual que todos los metaleros de su generación, se interesó en este género por Kiss. “Ahora muchos reniegan de ese grupo, pero para quienes teníamos 10 años cuando se hicieron famosos fue una inspiración”, aseveró. Incluso, viajó desde Estados Unidos, donde reside, a Lima para el primer concierto de la banda acá.

Refirió que la explosión de los grupos Iron Maiden o Judas Priest ayudó a la difusión del género. Sin embargo, para su gusto, los que lo marcaron están Motörhead y Thin Lizzy.

En el plano local, tiene tres grupos que recuerda con cariño, pues fueron los primeros que lo marcaron y emocionaron en un concierto. Se trata de las bandas ochenteras Óxido, Masacre y Dharma.