La cinta basada en la serie homónima de los años 70 convertirá en realidad tus fantasías a partir de este viernes 14 de febrero.

Si pudieses elegir una de tus fantasías para hacerla realidad, ¿cuál elegirías? Esa es la premisa de Fantasy Island, película que lleva a la gran pantalla la serie homónima de terror que fue muy famosa en Estados Unidos durante los años 70. El Sr. Roarke dirige un resort muy especial en una isla paradisíaca en el que todo es posible. A los visitantes se les da la posibilidad de tener una experiencia inmersiva personalizada para que puedan vivir una fantasía relacionada con sus vidas personales. Lógicamente, el acuerdo tiene una letra pequeña de la que nadie se ha percatado.

Lucy Hale (Melanie) define al grupo de personajes como “cebollas a las que vamos quitando capas y echamos un vistazo a lo que hay dentro” y hace hincapié en el hecho de que sus fantasías tienen mucho peso: “Si cogieras a 10 personas por la calle y les preguntaras por sus fantasías, muchas serían muy superficiales, sobre dinero o éxito… Pero creo que todas estas tratan sobre el arrepentimiento y reescribir su pasado”.

Michael Peña interpreta al Sr. Roarke, el anfitrión de esta fiesta tan particular. El actor admite que ha querido mantener esa ambigüedad que tenía su personaje en la serie, la cual hace dudar al espectador sobre sus verdaderas intenciones: “Cuando era pequeño pensaba: ‘¿Es [Sr. Roarke] malo?’. Porque él era muy indiferente, si no lo recuerdas, era muy indiferente hacia la gente. Quería mantener ese aspecto del Sr. Roarke y ponerlo en la película”.

El director, Jeff Wadlow, asegura que uno de sus objetivos era mantener el misterio de la cinta, para lo que han usado varios recursos:

Estábamos rompiendo la regla de tener que tener un único protagonista. La mayoría de películas tienen un personaje con el que conectas y nosotros, constantemente, cambiamos el vínculo de la audiencia, lo que creo que hace que la película sea más misteriosa, lo que tú dices

Aunque el equipo ha tenido mérito a la hora de crear esta sensación de misterio, la base de todo ello está en la serie. “La gente me pregunta: ‘¿Qué otras series transformarías con el sello Blumhouse?’. Y yo respondo que no es lo mismo porque creo que Fantasy Island tiende por sí misma a ser una película de terror, desde su origen. No es como si fuese Vacaciones en el mar o Los Teleñecos, ya estaba presente en la estructura de la serie original”, reconoce Wadlow.