La jueza María Álvarez Camacho, del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria Nacional, evalúa este viernes el pedido fiscal de prisión preventiva por 36 meses contra el exalcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio; el fundador de Podemos Perú, José Luna Gálvez; y Giselle Zegarra, exgerente de Promoción de la Inversión Privada de la Municipalidad de Lima.

El exburgomaestre podría recibir una condena de hasta 35 años de cárcel por presuntamente haber recibido dinero ilícito de OAS y Odebrecht para su campaña electoral del 2014. Así lo estimó la fiscal Milagros Salazar, del equipo especial Lava Jato, en la segunda sesión de la audiencia, realizada el martes, del pedido de 36 meses de prisión preventiva para Castañeda, Zegarra y Luna.

La fiscal Salazar basó su estimación sobre la pena en los delitos que se le imputan al exalcalde: colusión agravada, lavado de activos agravado y asociación ilícita para delinquir. Agregó que, pese al atenuante de no tener antecedentes penales, por la modalidad de los hechos investigados debería aplicársele el concurso real de delitos, llegando a la pena máxima permitida por el Código Penal.

En el caso de Luna (investigado por lavado de activos y asociación ilícita), Salazar señaló que se le podría imponer una pena de 23 años y 8 meses de cárcel bajo el concurso real; y a Zegarra (tráfico de influencias, colusión y asociación ilícita), una de 24 años y 8 meses de prisión.

Los abogados de los tres investigados rechazaron esa prognosis de la pena. Consideraron que, al no sustentarse los delitos que se les atribuyen, serían absueltos.

Durante la sesión, la jueza Álvarez le llamó dos veces la atención a Zegarra: primero le pidió no interrumpir a su abogado cuando exponía; después, observó su comportamiento en la audiencia.

La magistrada también le pidió a la fiscal “seriedad” en su exposición y precisiones en su informe oral.

—Argumentos y defensa—

Sobre el peligro procesal, uno de los requisitos necesarios para ordenar la prisión preventiva, la fiscal señaló que los tres podrían fugar porque, además de tener los medios para hacerlo, ninguno presenta arraigo domiciliario, familiar y laboral.

Respecto al peligro de obstrucción de Castañeda, Salazar citó la declaración de Luna, respecto a que habría sido forzado a reunirse con el exalcalde. Según narró la fiscal, Castañeda le dijo a Luna que “iba a salir un dispositivo legal en el que se establecería que los aportes anteriores a esta ley eran legales”. Luna, de acuerdo con su declaración, entendió que se le pedía que asumiera que recibió aportes de OAS y Odebrecht para la campaña del 2014, con el fin de encubrir al ahora colaborador eficaz Martín Bustamante.

También se citó que Bustamante declaró que Castañeda le dijo que no debía “echar” ni a Luna ni a Zegarra.

Los tres abogados pidieron que se declare infundado el pedido de prisión preventiva.

Anoche, en la segunda parte de la sesión, la jueza Álvarez le dio la palabra a los investigados.

Castañeda, quien habló primero, comenzó pidiendo disculpas por su actitud del lunes (la jueza le llamó la atención por sus gestos).

Luego, dijo que recién se enteraba de que era parte de una asociación ilícita para delinquir. “Nunca he tenido asociación con la señora Zegarra ni con el señor Luna”.

Asimismo, negó que haya recibido dinero de alguna empresa brasileña y buscó justificar las obras de su gestión, como el ‘by-pass’ de 28 de Julio, cuya construcción está relacionada con la investigación fiscal.

Luna también dijo que estaba sorprendido “de pertenecer a una organización criminal que no conozco”. Asimismo, criticó la declaración de Bustamante, a quien acusó de aprovecharse de Solidaridad Nacional.

Por su parte, Zegarra señaló que solo dio una opinión técnica respecto al proyecto Río Verde y que ha colaborado con la indagación “desde hace 39 meses”.

Tras escuchar a los investigados, la jueza Álvarez suspendió la audiencia hasta este viernes 14, día que dará a conocer su decisión sobre el pedido de prisión preventiva formulado por la fiscal.