La fiscal de la Nación, Zoraida Ávalos, abrió dos investigaciones preliminares a Luis Arce Córdova, fiscal supremo y actual representante de la Junta de Fiscales Supremos ante el pleno del Jurado Nacional de Elecciones (JNE), por los delitos de tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito.

La titular del Ministerio Público también incluyó en la indagación a Guido Aguila, expresidente del desactivado Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), por presunto cohecho pasivo específico; al excongresista de Fuerza Popular Glider Ushñahua Huasanga, por presunto tráfico de influencias; y al juez superior Wilder Arce Córdova –hermano de Luis Arce–, por presunto tráfico de influencias y enriquecimiento ilícito.

Estas investigaciones se iniciaron el 17 de enero. De acuerdo con la primera, Luis Arce y su hermano habrían sido favorecidos de manera irregular con sus nombramientos como fiscal supremo y presidente de la corte de Ucayali (2017-2018), respectivamente, debido a las influencias de Aguila y Ushñahua.

La Fiscalía ha tomado en cuenta, además, que, luego del nombramiento de Wilder Arce como juez superior de Ucayali (enero del 2016) y de Luis Arce como fiscal supremo (febrero del 2016), el abogado Carlos Aguila Grados –hermano de Guido Aguila– fue designado asesor congresal de Ushñahua.

Otros indicios del Ministerio Público son que la madre del hijo menor de Luis Arce, Candy Ojeda Amayo, fue asesora de Ushñahua; y que el excongresista y Wilder Arce trabajaron en el Gobierno Regional de Ucayali en el mismo periodo. Cabe indicar que este caso se da en el contexto de la investigación fiscal sobre ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’: se difundieron audios de Luis Arce con presuntos miembros de la organización criminal.

La segunda investigación contra Luis y Wilder Arce, por el delito de enriquecimiento ilícito, se debe a un presunto incremento patrimonial del fiscal. En el 2017, adquirió cinco inmuebles; y en el 2011 y 2018, dos; así como vehículos a través de sus familiares.

Al respecto, Luis Arce calificó de “arbitrariedad” y “abuso de autoridad” las investigaciones que se le siguen. En diálogo con El Comercio, aseguró que las denuncias fueron interpuestas por un expolicía llamado Carlos Sosa, a quien ha querellado.

Sobre el caso de enriquecimiento ilícito, señaló que ya lo investigaron por este hecho y que en el 2018 el entonces fiscal de la Nación Pablo Sánchez archivó el caso. Por ello, el integrante del pleno del JNE ha recurrido al Poder Judicial, a través de una tutela de derecho, para que este extremo se archive definitivamente. Según alegó, no puede ser investigado dos veces por lo mismo.

“Hay una arbitrariedad en la Fiscalía de la Nación, por eso he recurrido [al Poder Judicial]. No es que acá yo recurra a la tutela porque no quiero ser investigado, ese cliché quítelo, eso no es así”, anotó. El juez supremo de investigación preparatoria Hugo Núñez Julca ha programado la diligencia para este miércoles 5.

Respecto al extremo de su nombramiento como fiscal supremo, dijo que este no fue cuestionado. Además, rechazó que haya pedido la intervención de Aguila o Ushñahua. “Eso de que supuestamente recibí ayuda, que desde ya lo rechazo, ya fue investigado también por el fiscal Jesús Fernández, pero eso no he recurrido [apelado], me allano, no lo cuestionaré y lo aclararé”, afirmó.

Guido Aguila, por su parte, rechazó las imputaciones y señaló que todo sería aclarado ante la Fiscalía de la Nación. Ushñahua no contestó las llamadas del diario.