Las proyecciones de diversas entidades públicas y privadas prevén una recuperación de la producción pesquera durante el 2020.Por ejemplo, el último Reporte de Inflación del Banco Central de Reserva (BCR), publicado en diciembre pasado, estima un crecimiento de 23% este año, luego que habría caído 18.6% en el 2019.

Pero las proyecciones que se tenían no contemplaban el nuevo escenario que se presentó para este sector de la economía peruana, donde el Instituto del Mar del Perú (Imarpe), entidad técnica responsable del monitoreo de la biomasa de los recursos pesqueros en país, está en el ojo de la tormenta.

¿La razón? Que en el Ministerio de la Producción (Produce) consideran que en la última determinación de la cantidad de biomasa para la pesca de anchoveta, existirían actos de corrupción en beneficio de la industria.

Durante el fin de semana, se difundió un audio con el cual se busca probar las irregularidades en la determinación total del recurso.

En dicho audio, el director general de Investigaciones en Hidroacústica, Sensoramiento Remoto y Artes de Pesca de Imarpe, Ramiro Castillo Valderrama, señala que la metodología utilizada para determinar la biomasa habría arrojado resultados distintos al que tenía un documento interno de trabajo de su dirección, el cual fue filtrado a los medios de comunicación.

“Los únicos archivos que estuvimos trabajando esa vez, con los datos de Luis que mandaron del Olaya, esos se han filtrado en las redes, cuando esos archivos solamente los tengo yo. Ni siquiera los tenían en el Olaya. Y lo que ha pasado allí no era problema de la data, era por el procesamiento que estaba mal estipulado el script, con un montón de errores. Por eso es que yo no acepté”, se escucha en el audio.

Problema de metodología

Lo que revela el audio es un problema en la metodología para la determinación de la biomasa de los recursos pesqueros, que es aprobada por el Imarpe y que sirve como sustento para que el Produce asigne la cuota de pesca.

Castillo refiere a su interlocutor, que no fue identificado, que al momento de que su dirección procesó la data para determinar la biomasa, hubo errores, por lo que sugirió al director científico del Imarpe, Renato Guevara, que no se utilicen.

“Eso dio cabida para que los de Dinámica (dirección del Imarpe) utilizaran su método. Pero en su método, como cualquier método, el error que tenían ellos es mayor y la cuota la determinaron a través de su método y fue mayor, porque después cuando yo revisé, nosotros tuvimos menos”, afirmó el funcionario.

Así, se pone de manifiesto que no existe una estandarización dentro del Imarpe para determinar la biomasa.

Además, la poca claridad del audio para determinar un hecho de corrupción hace necesario ahondar en las investigaciones, que ya fueron iniciadas por la Fiscalía Provincial Penal Corporativa del Callao, pero por delito informático y omisión de funciones.

El 22 de enero último, el Gobierno emitió el Decreto de Urgencia (DU) 015-2020, en el cual, lejos de reformar el Imarpe para evitar problemas como los señalados en el cálculo de la biomasa, centra sus acciones en cambiar la forma en la que se elige al presidente de dicha entidad. Ahora se hará a través de un concurso público.

Respuesta de la industria

El 20 de noviembre del 2019, el Produce, a través de la Resolución Directoral N° 483-2019-Produce, firmada por la ministra, Rocío Barrios, asignó una cuota de pesca de anchoveta de 2.7 millones de toneladas para la segunda temporada de pesca.

Esto corresponde, al 32.3% de los 8.34 millones de toneladas de biomasa de anchoveta determinadas por el Imarpe. La cuota de pesca no debe ser superior al 35% de la biomasa. La ministra afirmó que era la cuota “más alta de la historia”.

La presidenta de la Sociedad Nacional de Pesquería (SNP), Cayetana Aljovín, afirmó a Gestión que los industriales no esperaban una cuota tan alta porque no los favorecía.

“Una cuota alta no beneficiaba a la industria, porque los precios estaban deprimidos por la situación que se tenía en China, por la guerra comercial con Estados Unidos que afectaba al yuan, los temas climatológicos que destrozaron la acuicultura en ese país y la gripe de los porcinos (cuyo alimento es la harina de pescado)”, dijo.

En ese sentido, refirió que a la industria le convenía una cuota pequeña para defender el precio por la menor oferta de harina de pescado.

Asimismo, sostuvo que los industriales paralizaron sus actividades antes que el Produce suspendiera la temporada de pesca el 20 de diciembre, debido a mayor presencia de juveniles.

Empresas como Exalmar, Tasa y Pesquera Diamante cursaron comunicados internos a sus trabajadores el 13 de diciembre anunciando que paralizarían la extracción hasta el 17 del mismo mes.

Tras la suspensión oficial por parte de Produce, la explicación de la presencia de juveniles por parte del Imarpe hacia los industriales, fue que al mar peruano llegó una corriente de aguas del norte que hizo que los adultos estén a mayor profundidad de lo habitual.

Desde la industria aseguran que pese a haber más cantidad de juveniles en la superficie pescaron menos del 11.6% del total de recursos capturados que las normas permiten (ver gráfico).

Incertidumbre

Para la industria, lejos de ser un año de recuperación de la producción pesquera, el 2020 se inicia con un manto de incertidumbre.

“Nos preocupa la incertidumbre tanto por lo que ocurra en el Imarpe como con el clima que puede afectar la captura. No podemos asegurar cómo nos irá este año”, dijo Aljovín.

Pese a ello, esperan que la cuota de la primera temporada de pesca de este año sea alta, porque las condiciones del recurso son favorables.

Cifras y Datos

14% fue la caída de la pesca a noviembre del 2019

De los 11 meses medidos por el INEI, en siete de ellos se registraron contracciones de la producción pesquera. Solo creció en cuatro de ellos. Junio y julio fueron los mejores meses.

Positivo. Entre enero y noviembre la pesca de consumo humano directo creció 2.42%.

A la baja. En el mismo periodo la pesca de anchoveta cayó 38.62%.

Las Claves

Cambios. Los miembros del Consejo Directivo del Imarpe, en el que se incluye su presidente, podrían ser removidos por “pérdida de confianza”, según el DU 015-2020.

Continuación. Aunque se puso fin a la temporada de pesca industrial por alta presencia de juveniles, la pesca artesanal continúa sus actividades.

Imarpe hará un nuevo crucero de investigación

Luego de la publicación del Decreto de Urgencia (DU) 015-2020 que estableció modificaciones a la ley de creación de Instituto del Mar del Perú (Imarpe) y que generó malestar entre los empresarios y sindicatos pesqueros, esta institución continúa con las labores que venía desempañando.

Así, es conocido que el Imarpe inicia en marzo de cada año un crucero de evaluación hidroacústica para estimar la biomasa de anchoveta, con el objetivo de determinar el volumen de la captura permisible de este recurso y así fijar el inicio de la primera temporada de pesca, que suele empezar entre abril y mayo.

Sin embargo, este año el Ministerio de la Producción (Produce) solicitó al Imarpe empezar previamente un crucero de evaluación, pero no precisamente para analizar y definir la primera temporada de pesca 2020, sino para evaluar los cambios climatológicos en el mar.

Así lo afirmó a Gestión la titular del sector, Rocío Barrios, al indicar que actualmente se presenta un “cambio climático bastante fuerte”.

“Lo que se les ha pedido (a Imarpe) es que quizás empiecen ahora en estos meses (enero y febrero) con un crucero, más que para ver la primera temporada 2020, para poder ver justamente este tipo de cambios que se han dado y por qué ahora tenemos tantos juveniles”, sostuvo Barrios.