Los mercados de capitales de Perú se están agotando y la caída de la liquidez está dejando al país en riesgo de perder su codiciado estado de mercado emergente con una rebaja a mercado frontera.

La operación de acciones en la bolsa de valores ha caído 41% desde el 2012 a US$ 3,600 millones el año pasado, una miseria en comparación con sus pares regionales como Colombia y Chile. Si bien la moneda y los mercados de bonos corporativos son algo más activos, también sufren una escasez de volumen.

Es un tema delicado para Claudia Cooper, quien inicia su segundo año como presidenta de la Bolsa de Valores de Lima con la obligación de cambiar las cosas. Preferiría hablar sobre el aumento de la llamada inversión en facturas en la bolsa local, o los esfuerzos realizados para facilitar que los fideicomisos de inversión inmobiliaria coticen. Pero cuando siente la presión, reconoce la abrumadora preocupación de que la falta de operaciones obligará a MSCI Inc. a reclasificar a Perú como un país periférico, lo que podría borrar miles de millones de dólares de inversión.

El problema, según Cooper y la mayoría de los observadores, es que los mercados de capitales de Perú están dominados por cuatro fondos de pensiones que poseen un total de 172,000 millones de soles (US$ 51,000 millones) en activos, 11% de los cuales se invierte en acciones peruanas. Los fondos, conocidos localmente como AFP, aseguran una fuerte demanda de cualquier listado de bonos o acciones, pero debido a que tienden a comprar y mantener, aplastan el volumen.

Un ejemplo de ello es el Banco Internacional del Perú SAA, o Interbank, cuya matriz Intercorp Financial Services Inc. cotizó en la Bolsa de Nueva York en julio y ahora tiene una capitalización de mercado de US$ 4,800 millones. Las acciones de Intercorp que operaron en Lima cambiaron de manos solo 1,868 veces el año pasado, e Interbank, su principal subsidiaria, registró solo 194 operaciones.

Con hasta 60% de las acciones que cotizan en la bolsa de valores de Lima en los libros de fondos de pensiones, es difícil lograr que otras administradoras de dinero se interesen en el mercado, especialmente los extranjeros que necesitan cierta volatilidad en los precios para encontrar buenos puntos de entrada y salida para sus inversiones.

Cooper argumentó en una entrevista en la capital peruana que los fondos de pensiones también perjudican a los emisores al suprimir la negociación que sería necesaria para generar precios más altos y mayores valores de mercado.

La Bolsa de Valores de Lima está buscando soluciones.

Entre ellos hay un plan para que empresas similares a BlackRock Inc. estructuren nuevos fondos de capital a largo plazo. La idea es que las AFP invertirían en estos fondos, que tendrían el mandato de negociar activamente las acciones. Las AFP ya invierten en fondos para comprar acciones extranjeras y bonos locales, pero no tienen una estructura similar para las acciones peruanas.

Cooper, exministra de Economía y Finanzas de 51 años, tildó a las AFP de “ballenas en la piscina” y dijo que al ritmo que están creciendo, el país tendrá que aflojar las restricciones sobre la cantidad de sus carteras que puede ser invertida en el extranjero o arriesgarse a la posibilidad de que simplemente se queden sin opciones en Perú.

Resolver el problema de liquidez es de suma importancia debido a la amenaza de que MSCI podría degradar a Perú a un estado de mercado de frontera, uniéndose a países como Vietnam y Nigeria, desde su estado actual como mercado emergente. Inversionistas con US$ 12.3 billones en activos rastrean los índices MSCI, por lo que la clasificación es crítica para el país.

Por ahora, Perú cumple con los requisitos básicos para mantener su estatus, pero solo por un hilo. En junio, funcionarios de MSCI dijeron que podrían comenzar el proceso para reclasificar a Perú como mercado de frontera si no tienen tres acciones que califiquen para el índice de mercados emergentes. Por el momento, tiene: Compañía de Minas Buenaventura SAA, Credicorp Ltd. y Southern Copper Corp. Si alguno deja de cotizar, Perú quedaría sujeto a reclasificación casi de la noche a la mañana, e incluso una caída suficientemente grande en el volumen podría enviarlo al límite.

La propuesta de la bolsa de crear fondos de capital para que las AFP inviertan ha tenido resistencia de la industria, que opina que los moribundos volúmenes de negociación son principalmente un problema para la bolsa, no para los fondos o sus clientes. También tienen reservas sobre la externalización de la gestión de activos a un tercero cuando lo han estado haciendo durante años.

“Tendría que justificarse por qué haríamos eso, con un fee por el medio”, comentó Jean Pierre Fournier, subdirector de inversiones en AFP Integra, el mayor fondo de pensiones de Perú.

Fournier dijo que estaría más interesado en contratar un fondo para invertir en activos como acciones de pequeña capitalización o bonos privados, que las AFP actualmente no pueden comprar.

“Estamos dispuestos a escuchar, pero el reto es generar una propuesta de valor para nuestros clientes”, dijo Fournier por teléfono desde Lima. “Si hay liquidez o no, es un problema estructural. La principal prioridad de las AFP y sus equipos de inversión es generar ganancias para sus clientes. La liquidez es un objetivo de segundo nivel”.

Cooper y su subdirector ejecutivo, Miguel Ángel Zapatero, que previamente estructuraron fondos de capital para BlackRock y Barclays Plc, no lo ven así. Están desesperados por lograr que más compañías ingresen al índice MSCI al ayudar a facilitar la venta de acciones y liberar liquidez. Intercorp y Ferreycorp SAA y se encuentran entre las empresas mejor posicionadas para unirse al índice, dijeron.

“Lo que se tiene que hacer es convencerlas que si quieren quedarse en este país más tiempo, tienen que generar algún tipo de viabilidad en el mercado de capitales de Perú”, dijo Cooper. “Su supervivencia depende de ello”.