Macarena Vidal Liy

El número de afectados por el coronavirus de Wuhan en China alcanza los 9.720 y ya supera al total de casos en la epidemia de SARS de 2003 en todo el mundo, 8.096. Las víctimas mortales alcanzan este viernes las 213 personas, según los datos oficiales. El coronavirus 2019-nCoV puede provocar neumonía con síntomas como fiebre alta, tos seca, dolor de cabeza y dificultad para respirar. Su periodo de incubación medio es de tres a siete días, con un máximo de 14. Los científicos chinos han confirmado que, a diferencia del SARS, es posible el contagio durante la incubación. La OMS ha declarado una emergencia internacional por el brote.

Los casos sospechosos se elevan ya a 15.238, según la Comisión Nacional de Sanidad, mientras que 171 enfermos han conseguido recuperarse. Se mantiene en observación a 102.427 personas que han estado en contacto con infectados.

La mayor parte de los fallecidos, el 90%, proceden de la provincia de Hubei, donde se encuentra la ciudad de Wuhan y foco de la epidemia. En las últimas 24 horas, en las que se han registrado 43 muertes, todas menos una correspondían a esta provincia.

Evacuaciones en marcha y reacciones a la declaración de la OMS

Mientras vuela ya hacia la base aérea británica de Brize Norton el avión fletado por el Gobierno británico que transporta a sus ciudadanos y la veintena de españoles evacuados, otros países continúan la repatriación de sus nacionales.

Un vuelo organizado por el Gobierno surcoreano ha aterrizado este viernes en Seúl con 368 personas a bordo, el primero de una serie de cuatro para rescatar a personas de esta nacionalidad. Una de las que figuraban en la lista no pudo embarcar debido a presentar fiebre, y dieciocho de los pasajeros han sido enviados al hospital a su llegada. El resto de los repatriados pasará la cuarentena en centros de aislamiento en las ciudades de Asan y Jincheon, a unos 80 kilómetros al sur de Seúl, una decisión que ha hecho estallar protestas entre sus residentes.

Estados Unidos, que ha emitido una alerta de “no viajar” a China debido al coronavirus, ha apuntado que enviará un segundo avión el día 3 de febrero después del que este miércoles repatrió a más de 200 de sus ciudadanos.

Colombia, Costa Rica y El Salvador también se plantean una evacuación conjunta de sus nacionales, que saldrían de Wuhan por vía terrestre y cumplirían la cuarentena en otra ciudad china. Si no muestran síntomas, esos ciudadanos podrán viajar a cualquier otra localidad en la República Popular o regresar a sus naciones de origen. Según ha informado el Ministerio de Exteriores en Bogotá, catorce de sus compatriotas han expresado su deseo de salir del foco de la epidemia.

Tras la declaración de emergencia internacional de la OMS, El Salvador ha prohibido la entrada de viajeros procedentes de China en sus fronteras. “Esperamos que sea una medida temporal”, ha indicado el presidente del país centroamericano, Nayib Bukele, en una rueda de prensa. Filipinas ha adoptado este viernes un veto similar para quienes provengan de la provincia de Hubei.

Horas después de que el comité de emergencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidiera esta noche en Ginebra declarar la emergencia internacional por el brote del coronavirus de Wuhan, el Gobierno chino ha asegurado que es capaz de “frenar y derrotar” la epidemia. En un comunicado, la Comisión Nacional de Salud ha asegurado que “China tiene confianza y es capaz de contener de manera efectiva la nueva epidemia de coronavirus, y de acabar derrotándola”.

El comunicado hace hincapié en que Pekín “concede gran importancia a la prevención y el control de la neumonía causada por el nuevo coronavirus, y ha tomado las medidas más estrictas para frenar la epidemia”

China se plantea repatriar a los wuhaneses en el extranjero

El Gobierno chino se plantea la repatriación de sus ciudadanos residentes en Wuhan que se encontraban en el extranjero cuando se anunció el cierre de la ciudad en plena temporada de vacaciones por el Año Nuevo chino. En un comunicado, la portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Hua Chunying, indicó que el regreso se organizaría en aviones comerciales “lo antes posible”.

La decisión se ha tomado, puntualiza Hua, dadas las “dificultades prácticas” que estos residentes, “especialmente los procedentes de Wuhan”, han encontrado en el extranjero.

Según los datos del gobierno local de Hubei, en el momento del bloqueo de Wuhan y otra quincena de ciudades con una población total de 46 millones de personas, se encontraban en el exterior unos 40.000 residentes de la provincia. Entre ellos, el mayor contingente, unas 10.000 personas, se concentraba en Tailandia, el destino número uno de los turistas chinos.

Primeros ceses por la gestión local de la crisis en China

Ante las crecientes críticas al modo en que las autoridades locales de Wuhan y Hubei gestionaron el comienzo de la crisis, ya han comenzado a producirse los primeros ceses. Tang Zhihong, responsable del departamento de Sanidad en la ciudad de Huanggang, vecina a Wuhan y la segunda del país por número de casos de infección, ha sido la primera funcionaria relevada de su cargo.

Huanggang ha informado de cerca de 500 casos confirmados y 12 muertes en su municipio, pero cuando un equipo de inspectores del Gobierno central le preguntó, ante las cámaras de televisión, sobre la situación de uno de los hospitales a su cargo, Tang no supo responder. “Solo sé cuántas camas tiene, pero no a cuánta gente está tratando”, reconoció.

La respuesta de Tang había generado una ola de comentarios negativos en las redes sociales chinas. Su admisión llegaba después de que, a principios de semana, el alcalde de Wuhan, Zhou Xianwang, reconociese que el gobierno municipal no difundió con toda la rapidez posible la información de que disponía en las primeras semanas de la crisis. Zhou, no obstante, precisó que, si había retenido datos, fue porque no recibió autorización de niveles más altos de gobierno para difundirlos.