Desde las 9 de la mañana de hoy (martes 28), el juez Víctor Zúñiga Urday dará a conocer su decisión sobre el pedido de prisión preventiva para Keiko Fujimori que presentó el fiscal José Domingo Pérez, del equipo especial Lava Jato.

El magistrado, a cargo del Cuarto Juzgado de Investigación Preparatoria, determinará si la lideresa de Fuerza Popular vuelve a ser encarcelada –esta vez por un plazo de 18 meses y dos días– mientras continúa la investigación del Caso Odebrecht.

En noviembre del año pasado, el Tribunal Constitucional anuló la orden de cárcel preventiva que la excandidata presidencial cumplía.

El juez Zúñiga estimó que se tomará entre 8 y 11 horas para leer su fallo. En la última audiencia, realizada el jueves pasado, dijo que tenía “que revisar documentación […] presentada por las partes. Voy a hacerlo lo más resumido posible, pero me tomará unas 8, 10, 11 horas”.

Fujimori no acudirá a la lectura de resolución. Su abogada Giulliana Loza señaló a El Comercio que “no es obligatorio” que esté en la audiencia, pero que ella, como defensa, sí participará.

El domingo pasado, luego de emitir su voto, Fujimori adelantó que esperará la decisión del juez en su vivienda de Santiago de Surco. “El día martes voy a estar con mi familia a la espera de que la justicia se imponga”, aclaró.

—Elementos de la fiscalía—

Durante las 11 audiencias en las que se revisó el pedido, el fiscal Pérez presentó información que vincularía a la excandidata con los presuntos delitos de lavado de activos, obstrucción a la justicia, organización criminal, fraude procesal, falsa declaración en procedimiento administrativo y falsedad genérica.

El fiscal mostró nuevos testimonios y documentación que, de acuerdo a su investigación, probarían que existen elementos para dictar una orden de prisión preventiva.

Pérez entregó al juez el testimonio de Jorge Yoshiyama Sasaki, quien aseguró ante la fiscalía que Fujimori estaba al tanto de los aportes de Odebrecht y que, además, le pidió conseguir aportantes falsos. También leyó la declaración de Dionisio Romero Paoletti, quien afirmó que dio US$3,65 millones en efectivo para la campaña de la excongresista. Asimismo, dio cuenta de una lista de 53 falsos aportantes ya identificados por su despacho, empleados para las campañas del 2011 y el 2016.

“Keiko Fujimori rompió toda legalidad posible, no solo porque captó dinero de Odebrecht, sino porque está demostrado objetivamente que recibió millones de dólares en efectivo, en maletas, clandestinamente, no bancarizado. Está acreditado que obstruyó la averiguación de la verdad amenazando, induciendo, coaccionando a testigos”, sostuvo el fiscal.

—Posición de la defensa—

Para Loza, la fiscalía no ha presentado graves y fundados elementos que acrediten la participación de su defendida en los delitos que se le imputan. Consideró que los hechos que la fiscalía señaló no constituyen delito.

Sobre los aportantes falsos identificados por la fiscalía, Loza argumentó que esta información no contiene relevancia penal, sino aspectos de carácter administrativo.

A través de su cuenta de Twitter, la abogada indicó que el arraigo de Fujimori está sustentado. “No existe peligro de fuga ni de obstrucción. Requerir la prisión preventiva, y no otra medida, para la realización de las pericias, es indebido porque estas no requieren que Keiko esté presa”, escribió.

Loza exhortó al juez “a actuar con justicia” en el caso de su defendida.

—Testimonios—

Jorge Yoshiyama

El empresario declaró: “Tanto Jaime Yoshiyama como Keiko Fujimori sabían que sí había dinero donado por la empresa Odebrecht a Fuerza 2011 para la campaña electoral. Ella me pide buscar falsos aportantes para el partido Fuerza Popular”.

Dionisio Romero

Sobre los aportes que hizo, el ejecutivo dijo: “Sí, la señora Keiko Fujimori lo recibió, pero no puedo precisar en cuantas ocasiones. En algunas ocasiones estaban ambos; en otras, solamente la señora Fujimori; y en otras, el señor Yoshiyama. Las entregas fueron dadas en maletines”.