Con atención gratuita, el Ministerio Público decidió fortalecer este año el servicio de conciliación extrajudicial fiscal, a fin de contribuir con la solución de los conflictos, así como prevenir la violencia contra la mujer y los integrantes del grupo familiar.

Mediante este servicio, a cargo de las fiscalías provinciales de familia especializadas en prevención de violencia de género y de personas en condición de vulnerabilidad, se podrá conciliar temas de alimentos, tenencia y régimen de visitas.

El acceso a dicha atención facilita el ahorro de tiempo y dinero, el no requerir de un abogado, su decisión tiene el valor de una sentencia; y en caso de incumplimiento la ejecución es rápida, entre otras ventajas.

De acuerdo con la legislación vigente, el fiscal podrá actuar como conciliador de la controversia en asuntos de familia para propiciar acuerdos entre las partes y lograr la solución consensual al conflicto, siempre y cuando no se hubiere iniciado proceso judicial. Mediante esta práctica no se podrán propiciar acuerdos sobre derechos no disponibles irrenunciables o en materias que tengan connotación penal.

Con ello, se espera atender dichos conflictos de manera más sencilla y rápida, dijo un vocero de la entidad.