La magistrada es la primera mujer en asumir tan importante cargo luego de 23 años de funcionamiento del Colegiado Constitucional. Durante su discurso, señaló que “los casos serán calificados como emblemáticos de acuerdo al tema y no de la persona involucrada”.

La magistrada Marianella Ledesma Narváez asumió esta mañana la presidencia del Tribunal Constitucional para el período 2020-2021. De esta manera, se convierte en la primera mujer en la historia de la institución en ejercer tan importante cargo.

La reconocida procesalista asume dicha conducción precisamente antes que el Colegiado Constitucional se pronuncie sobre la demanda competencial por la disolución del Parlamento.

Ledesma Narváez inició su discurso dedicando su designación a los ciudadanos que por razones sociales y económicas no tienen acceso a la justicia. “Este alto honor de haber sido elegida […] se lo dedico a todas las mujeres de mi patria, que por años esperan y lucha por igualdad de oportunidades […] También se lo dedico a los seres humanos más pobres de todas las culturas, lenguas y de los lugares más inhóspitos y desconocidos por la mayoría de nosotros que siguen esperando por inclusión”, señaló.

Igualmente, se refirió a la ola de violencia contra la mujer y la indiferencia de las autoridades frente a esta problemática. “No podemos permitir que mujeres de este país sean humilladas, degradas y sean víctimas de feminicidios, no hay que llorar de rodillas frente a una mujer asesinada para entender lo que está pasando en nuestro país”.

La magistrada enfatizó en la necesidad de que la justicia reivindique a los sectores más desprotegidos de la población, entre ellos a los pueblos originarios y las mujeres. Recordó que el derecho de voto de los pueblos indígenas se legalizó en 1854 y para las mujeres cien años después. “En el Perú existe un gran desigualdad”, refirió.

Igualmente, durante su alocución, Ledesma señaló que se hará una revisión de las causas que ingresen al Colegiado a fin de que se califiquen de “emblemáticos” de acuerdo “al caso o tema” y “no de la persona involucrada”. Igualmente, refirió que “Hoy me comprometo ante la patria a trabajar sin desmayar por la justicia”.

Cabe señalar que Augusto Ferrero Costa asumió el cargo de vicepresidente, mientras que Ernesto Blume Fortini (el presidente del TC saliente) será ahora director general del Centro de Estudios Constitucionales.