Cada fan de “Star Wars” tiene su ránking de cuál es la mejor y cuál es la peor película de la saga. Algunos tienen en mayor estima a la película que presentó a los Ewoks, otros a la que tuvo a los Porgs como las criaturas tiernas del momento. Hay quienes prefieren los momentos de suspenso, cuando los malos parecen ganar. Hacer un ránking nunca es fácil, pero con “Star Wars” esa dificultad es mayor.

he Rise of Skywalker”, presentamos a continuación el canon audiovisual de la franquicia; ordenada de la peor a la mejor cinta. Por motivos de homogeneidad, no incluimos la película animada “The Clone Wars”, la serie “The Mandalorian” (perdónanos, baby Yoda), a las vapuleadas “La caravana del valor” ni la excelente serie animada “Rebels” (aunque estuvimos a punto de incluir el Especial de Navidad).

Puesto 11: “The Phantom Menace” (1999)

Jar Jar Binks. Pod racers. Midiclorianos. Señala al azar cualquier escena de “Star Wars: The Phantom Menace” y encontrarás un diálogo risible o, por lo menos, carente de emoción. Desde la somnífera apertura en la nave de la Federación de Comercio, seguro esperabas que la película levante vuelo en cualquier momento. Y eso ocurrió, al menos por unos minutos, cuando Darth Maul aparece en el clímax. Si ves esa escena, ya viste lo mejor de la película. (Alfonso Rivadeneyra)

Puesto 10: “Attack of the Clones” (2002)

Una década después de la invasión a Naboo, el maestro jedi Obi-Wan Kenobi recibe la misión de perseguir a un asesino, descubriendo una conspiración que cambiará el destino de la República Galáctica. Mientras tanto, el padawan Anakin Skywalker se convierte el protector de la ahora senadora Pádme Amidala. El destino de los tres pronto se verá envuelto en la llamada Guerra de los Clones. La segunda parte de la trilogía de las precuelas abunda en acción, pero carece el espíritu que hizo a “Star Wars” un clásico. (Juan Luis del Campo)

Puesto 9: “Star Wars: The Rise of Skywalker” (2019)

Hay fans que amarán “The Rise of Skywalker”. Es lo que querían, al fin y al cabo; es lo mismo de siempre. Prepárate mentalmente para escuchar gritos en tu cine, incluso en los momentos donde, más que emoción, solo quieres que te trague la tierra por la vergüenza ajena. Tiene algunas escenas buenas, pero no redimen el desastre. (A.R.)

Adelanto de Star Wars The Rise of Skywalker

Puesto 8: “Solo: A Star Wars Story” (2018)

“Solo” es una historia de origen. Fue la segunda película ambientada en el universo de “Star Wars” que no tenía relación directa con la saga original. Cuenta la historia del joven Han Solo, que está definiendo el tipo de hombre que será en el futuro, en medio de ladrones, estafadores y asesinos. Una cinta a la que comercialmente no le fue muy bien pero que cuenta con 70% de aprobación en el portal Rotten Tomatoes. Aún así, para una empresa como Disney acostumbrada a los blockbusters fue un fracaso económico que motivó al replanteamiento de la estrategia para lanzar el futuro de la saga. (Daniel Goya)

Puesto 7: “Revenge of the Sith” (2005)

La transformación de Anakin en Darth Vader jamás cuajó, sea por el guion o por la pobre performance de Hayden Christensen. “La venganza del Sith”, por más que muestra momentos de peso dramático, no golpea tanto como se esperaría de una historia que se trabajó durante años. Al menos nos regaló el meme de Darth Vader gritando. (A.R.)

Puesto 6: “The Force Awakens” (2015)

Tres décadas después del final de la Guerra Civil Galáctica, la Resistencia combate el alza de la Primera Orden, remanentes del Imperio Galáctico. En el planeta desértico de Jakku, una recolectora de chatarra de nombre Rey se une al exstormtrooper Finn en la búsqueda del mayor héroe de la galaxia: Luke Skywalker. Tras una década en reposo, el director J.J. Abrams ‘despierta’ a “Star Wars” para una cinta que homenajea fielmente (tal vez demasiado) a la trilogía original. (J.L.C.)

Puesto 5: “The Last Jedi ” (2017)

Acechados por las fuerzas de la Primera Orden, la Resistencia lucha por mantener el fuego de la rebelión vivo. Rey viaja a Ahch-To para convencer a Luke Skywalker para que vuelva a salvar la Galaxia, pero el viejo héroe ha perdido su idealismo y ahora solo espera el final de los jedis. El polarizante “Episodio VIII” le valió muchos enemigos al director Rian Johnson. Llena de decisiones audaces, será interesante saber cómo se recordará esta cinta de aquí a unas décadas. (J.L.C.)

Puesto 4: “A New Hope” (1977)

Cada plano de “Una nueva esperanza” parecía estar cargado de ideas nunca antes vistas en el cine. Este western espacial con más fantasía que ciencia ficción resultó ser un éxito sin precedentes, a niveles que “Star Trek” (la otra gran franquicia de los viajes espaciales) no había soñado. George Lucas se forró en dinero con el estreno, pero también consiguió una legión de fans que lo seguiría hasta el fin del mundo. (A.R.)

Puesto 3: “Return of the Jedi” (1983)

No tan memorable como su antecesora y por momentos machista, “El regreso del Jedi” cumplió al mostrar el final de una historia. Luke, por fin el guerrero que siempre quiso ser, se enfrenta a su padre. Han Solo y Leia se reúnen y el emperador Palpatine tiene su merecido. Por casi 20 años, esto fue lo último de “Star Wars” en el cine que tuvieron los fans. (A.R.)

Puesto 2: “The Empire Strikes Back” (1980)

Luego de la destrucción de la Estrella de la Muerte, las fuerzas rebeldes son perseguidas por el Imperio Galáctico. Mientras que Luke Skywalker viaja al planeta de Dagobah para entrenar bajo el maestro jedi Yoda, un grupo de cazarrecompensas persigue a Han Solo y Leia. Dirigida por Irvin Kershner, esta cinta significó el punto más alto de la trilogía original, presentando una escena que ha quedado inmortalizada en el imaginario mundial y muestra los dotes de actor de Hamill, quien merece que le den la mano (y ciertamente Luke requiere de manos) por su grito de angustia al enterarse del secreto de Darth Vader. (J.L.C.)

Puesto 1: “Rogue One” (2016)

Mientras que en el resto de películas de “Star Wars” la atención se centró en figuras idílicas del lado oscuro y el lado de la luz, “Rogue One” nos acercó al mundo de personajes que solo habíamos visto como pilotos o mensajeros; los cuales no eran Jedis ni tenían amigos en posiciones de poder, pero que vivieron situaciones de incluso más intriga, miedo y duda que los protagonistas. Una muestra de que no se necesitan sables láser para convertirse en la mejor película de toda la saga, con una escena final que cede la posta a la historia que ya todos conocen. (Carlos Oré)