En Inglaterra y en todo el Reino Unido, al llegar la Navidad se despliegan un sin número de tradiciones culinarias,  pero hay una muy destacada que no puede faltar en los hogares británicos: la preparación del clásico budín inglés. Este consiste en una torta de navidad, parecida a un bizcocho pero algo seco y que contiene frutas confitadas, dátiles, pasas, nueces, almendras y avellanas.

Entre los platillos que le dieron origen se encuentra el Plum Pudding, un pastel de frutas pesado que se prepara con casi seis meses de anticipación para que logre el mejor sabor y al servirlo en Noche Buena, se le riega coñac y se flambea. Curiosamente, muchas familias suelen prepararlo en familia el primer domingo de adviento y al revolverlo siempre lo hacen en dirección este a oeste para conmemorar la visita de los Reyes Magos al Niño Jesús, mientras se pide un deseo en forma secreta.

Del budín de Navidad se dice que era preparado tradicionalmente en todos los pueblos por la creencia de que los habitantes de un lugar podían conservarlo durante mucho tiempo en sus casas, no sólo para tenerlo como alimento, sino para que les protegiera de muchos males. Por ser considerado un amuleto de la buena suerte, los cristianos incluso llevaban su budín a bendecir a los templos para luego comer cada uno un trozo durante la cena y compartir el resto con las personas y animales enfermos.

Desde esa época, el budín inglés navideño ha sido el postre preferido de todas las mesas de Inglaterra, Escocia, Irlanda, Gales y las colonias ex británicas. Además, ha servido como inspiración para distintos pasteles de frutas que se han desarrollado en América.

Fue precisamente ese manjar inglés el que inspiró a la Chef Flory Mata, mi mamá, para crear una receta original de queque de Navidad. En una visita que realizó a Glastonbury en 1996, una familia británica que la recibió en su hogar le sirvió como desayuno esta torta tradicional. Al probarla, Flory se sorprendió de la textura y sabor de aquel postre pues no era seco como el budín tradicional. La anfitriona le reveló el secreto para lograr ese delicioso resultado y al regresar a CostaRica Flory experimentó con los ingredientes más tradicionales de la zona y recetas que ya conocía hasta lograr el original Queque Navideño estilo Pudin Inglés.

Desde entonces, la receta de este platillo ha estado en manos de la familia de Flory que tradicionalmente todas las Navidades lo ofrece a sus seres queridos. Por su sabor único y la gran admiración con la que cuenta, la marca La Buena Cuchara es relanzada en el 2010 después de 10 años de ausencia para compartir este producto con el público general. Le garantizamos que en cada bocado usted disfrutará todo el sabor de la época navideña y será parte de los millones de personas que lo consideran infaltable en sus mesas.


Fuente: Internet