El fiscal supremo Tomás Gálvez Villegas inició una investigación preliminar contra el fiscal José Domingo Pérez, integrante del Equipo Especial Lava Jato, por el presunto delito de abuso de autoridad y prevaricato, cuando trabajaba en la Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Mariscal Nieto en Moquegua.

En la resolución, fechada el último lunes 2 de diciembre, también está incluida Katia Guillen Mendoza, quien se desempeñaba como fiscal superior de Moquegua en ese entonces.

El fiscal supremo les imputa a Guillen y a Pérez “haber ordenado que la Oficina de Imagen Institucional del Ministerio Público, edite un video y difunda […] información del caso denominado ‘Colesi’, mediante el cual se presenta a la opinión pública a los investigados […] como culpables de los delitos contra la administración pública […] con la finalidad de crear dudas en la población moqueguana sobre las personas investigadas”.

Por eso, indica Gálvez en su resolución, “debe iniciarse la respectiva investigación a efectos de determinar la existencia de indicios razonables de la comisión de los delitos enunciados”. El fiscal supremo les otorgó un plazo de cinco días hábiles para remitir sus informes de descargo.

Como se recuerda, el pasado 18 de noviembre, el Poder Judicial dictó ocho meses de impedimento de salida contra Gálvez Villegas, quien es investigado por los presuntos delitos de tráfico de influencias, cohecho, patrocinio ilegal y organización criminal, por los vínculos que tendría con la organización criminal ‘Los Cuellos Blancos del Puerto’.

Esta decisión fue tomada por el Juzgado Supremo de Investigación Preparatoria tres días después de escuchar en audiencia los argumentos de las partes. En este caso, también están siendo investigados el exjuez supremo César Hinostroza y el expresidente del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), Orlando Velásquez.