La magistrada Marianella Ledesma fue elegida este lunes nueva presidenta del Tribunal Constitucional (TC) en reemplazo de Ernesto Blume, informaron fuentes de El Comercio.

Durante la sesión, Augusto Ferrero fue elegido vicepresidente de la institución, mientras que Blume dirigirá el Centro de Estudios Constitucionales.

Ledesma, será la primera mujer en ejercer la presidencia del máximo órgano en materia constitucional. Su elección se logró con los votos del aún presidente del TC, Ernesto Blume, José Luis Sardón, Augusto Ferrero -quien propuso a la magistrada- y la misma Ledesma.

Mientras que, Ferrero Costa obtuvo los votos de cinco de los siete magistrados del TC. Votaron por su elección, Ernesto Blume, José Luis Sardón, Marianella Ledesma, Manuel Miranda (aún vicepresidente) y el mismo magistrado. En blanco votaron Eloy Espinosa-Saldaña y Carlos Ramos.

La juramentación de los nuevos presidente y vicepresidente del TC será el viernes 3 de enero.

Como se recuerda, para hoy estaba programada la elección del nuevo presidente del TC, al cumplirse el plazo de la gestión de Blume Fortini, quien indicó que no participaría en una reelección al cargo.

En mayo del 2014 y con 99 votos, Ledesma fue elegida por el pleno del Congreso para integrar el TC. En aquel momento, El Comercio publicó la siguiente ficha.

Esta es la ficha que el diario El Comercio publicó cuando Ledesma fue elegida integrante del TC en mayo de 2014
Esta es la ficha que el diario El Comercio publicó cuando Ledesma fue elegida integrante del TC en mayo de 2014

La semana pasada, Marianella Ledesma -junto con Manuel Miranda y Eloy Espinosa-Saldaña- votaron en contra del hábeas corpus a favor de Keiko Fujimori, lideresa de Fuerza Popular. En setiembre pasado, ella reveló que hubo un llamado para que voten de manera unánime a favor de dicho recurso.

En aquel momento señaló que interpretó esa medida como una manera de decirles que si votaban a favor del recurso planteado por la hermana de la lideresa de Fuerza Popular no iban a llevar a cabo los cambios de integrantes del tribunal desde el Congreso.

“No voy a ser infidente, pero es cierto, me dijeron que lo ideal sería que todos salgamos de manera unánime, armoniosa, pacífica y consolidemos una posición en relación a este tema (hábeas corpus de Keiko Fujimori). Y mi respuesta fue que eso era imposible”, detalló en una entrevista al semanario Hildebrandt en sus trece.