El sociólogo peruano y profesor en la Universidad de Texas en Estados Unidos, Francisco Durand, analizó las últimas revelaciones en la trama Lava Jato, vinculadas a los aportes de grandes corporaciones peruanas a la campaña de la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori. En Ampliación de Noticias, señaló que el aporte busca establecer un contacto o relación a futuro.

“Es perfectamente legal aportar a un partido que coincide con tu visión de las cosas, con tu manera de ver el país, pero si estas aportando a varios, quiere decir que estás apostando a tener influencia. ¿Influencia para qué? Es probable para que se establezca una especie de contacto, relación”, dijo.

“En el caso de grandes donaciones hechas en efectivo directamente por el personaje principal del mundo corporativo a la candidata, en el caso de Keiko, estableces una relación. Esa relación a futuro sirve para retomar el contacto y ver qué problema pueden resolver. Pero también sirve, así la candidata -como fue en el caso de Keiko en el 2011 -no entre a la presidencia, tiene presencia en el Congreso, tiene bancada y ese es otro espacio de influencia”, añadió.

Dionisio Romero Paoletti de Credicorp reveló ante el fiscal José Domingo Pérez un aporte por 3.65 millones de dólares a la campaña de Keiko Fujimori en 2011. El presidente del directorio de Credicorp sostuvo que lo hizo por el temor del ‘chavismo’ que representaba el candidato Ollanta Humala. En el 2016, aportó 180 UIT a la campaña de Peruanos por el Kambio, de Pedro Pablo Kuczynski y S$450 mil a la campaña de Keiko Fujimori.

El presidente del directorio del grupo Gloria, Vito Rodríguez Rodríguez, reveló que también aportó 200 mil dólares a la campaña de Fujimori en 2011, según reportó IDL Reporteros.

Consultado por las razones que esgrimieron los empresarios para aportar a la campaña de Fujimori, Durand señaló que “pudo haber habido un factor miedo”. Sin embargo, se preguntó por qué Dionisio Romero entregó 3.6 millones de dólares y otros empresarios solo 200 mil dólares. “Ahí todavía hay cosas por indagar”, indicó.

Durand dijo que lo que se hizo con Keiko Fujimori fue “una bolsa” al recordar que la Confiep pidió a sus socios apoyar a la candidata cuando se enfrentó a Ollanta Humala en el 2011.

“Varios han acordado poner grandes cantidades y esto te lleva a generar una influencia al comienzo de un gobierno y eventualmente te puede llevar a una influencia que es capaz de decir quién puede ocupar un ministerio o viceministerio y quién no”, sostuvo el sociólogo.