La severa crisis política y social que afronta Chile también ha tenido su repercusión económica en el Perú. Principalmente en la región Tacna, donde el flujo turístico, comercial y gastronómico se ha deprimido de manera repentina.

En diálogo con Gestión.pe, Corrine Flores, presidenta de la Cámara de Comercio de Tacna, señala que desde el lado de Arica el terminal terrestre estaría prácticamente cerrado. Además, el contexto social, los toques de queda, los saqueos y la violencia habría inhibido a la población de Arica a realizar compras en Tacna.

Flores explica que Tacna, al ser una ciudad que ofrece servicios, se ha visto afectada comercialmente durante esta última semana de protestas. “Uno va por la ciudad y la gente está desesperada porque no hay ventas por la campaña de octubre”, dijo a Gestión.

Según explicó, los ciudadanos chilenos compran artículos diversos en Tacna como sellos de imprenta, facturas para oficina, papel higiénico, pero también hacen uso de los diferentes servicios de salud o de los restaurantes.

“Por estos días se realizó un Congreso binacional de Arquitectura en Tacna, al cual no asistieron los asistentes y catedráticos chilenos, por la imposibilidad de poder salir de su país”, dijo Flores.

Wilfredo Espinoza, presidente de la Asociación de Hoteles, Restaurantes y Agencias de Viaje de Tacna (Ahora Tacna), señala que la afluencia de turistas ha caído en un 98%. Si usualmente ingresan entre 20,000 y 30,000 turistas diarios a la ciudad heroica, de los cuales un 90% son chilenos; hoy los ingresos no superan las 500 personas.

“Ls hoteles Radisson, Casa Andina, El Dorado, DM Hoteles, a los cuales represento, tienen capacidad para hospedar entre 4,000 o 5,000 turistas, pero actualmente están vacíos solo hay un 2% de turistas”, explica Espinoza.

A corto plazo, no hay perspectivas de que se restablezca el flujo turístico y comercial en Tacna. Si se tiene en cuenta que el gasto promedio de cada turista en Tacna es de US$ 80, el impacto económico en la ciudad sería millonario.

“Nuestra ciudad está viéndose afectada porque no hay movimiento turístico. Tacna vive de la mano con Arica tanto del comercio, como del flujo turístico y gastronómico. Los restaurantes no tienen visitas, solo unos cuantos comensales locales”, asegura Espinoza.