Este tubérculo aporta calorías ya que contiene pequeñas cantidades de calcio, fósforo y vitaminas del complejo B, pero destaca en otras como la vitamina C y el hierro.

El olluco es un tubérculo originario de la sierra del Perú y del sur andino de Bolivia y Ecuador. Su cosecha se realiza dos veces al año y la mayor producción se encuentra en las regiones de Cusco, Apurímac, Puno, Huánuco, Junín, Huancavelica, Chilca y Ayacucho.

Asimismo, el tubérculo tiene más de diez mil años en el Perú y forma parte del pasado histórico y su gastronomía milenaria. Sin embargo, en los últimos años, la población urbana desplaza a este tubérculo, lleno de proteínas.

Tiene una gran variedad, se presume alrededor de 50 a 70 tipos. Entre los que sobresalen: chucchan lisa, de forma alargada y de gran calidad, ckello chuccha son tubérculos amarillos (como en la foto), muru lisa son tubérculos rosados y crecimiento muy rápido, bela api chuccha son tubérculos amarillos semi rojizos y puca lisa son tubérculo colorados.

Las formas de cultivo varían según la zona. En el norte peruano se le planta después de una cosecha de papa y lo alternan con oca y mashua. En cambio en el sur lo hacen con el choclo y el maíz morado.

Dentro de sus propiedades del olluco, tiene alto poder nutritivo, posee gran contenido de almidón, azúcares, proteínas; no obstante varían sus componentes según el cultivo.

Muchos lo consideran dietético por su bajo contenido de calorías y fibra. En el Perú, algunos veterinarios en la sierra, lo utilizan el agua de olluco para curar los problemas digestivos de los animales. Su versión más popular es el olluquito con charqui y la sopa de olluco.

SOPA DE OLLUCO

PREPARACIÓN

Para realizar una rica sopa de olluco, primero se debe calentar aceite en una olla: freír la cebolla, ajos, ají, orégano, sal , pimienta, carne molida y hierba buena. Posteriormente, agregar el agua y los cubitos de caldo de carne. Cuando hierva, incorporar el olluco, las habas sancochadas y papas en cubitos.

Cuando los ingredientes estén cocidos, agregar el queso y los huevos.

Retirar del fuego y añadir la leche, culantro y perejil picado.