Vicente Zeballos, presidente del Consejo de Ministros, afirmó –el último fin de semana– que el Gobierno alista la emisión de diversos decretos de urgencia entre los que se ubica la propuesta legislativa, presentada al disuelto Congreso hace cuatro meses, para promover la venta obligatoria de medicamentos genéricos en farmacias y boticas.

La misma que está generando –desde hace dos semanas– el descontento de 15,500 farmacias y boticas de barrio por la obligatoriedad de contar con stock mínimos de medicamentos genéricos que –alegan– pondría en riesgo la operatividad y sostenimiento financiero de estos negocios al aumentar sus costos de inventarios.

Sobre el particular, la directora de la Dirección General de Medicamentos, Insumos y Drogas (Digemid), Susana Vásquez, explicó a Gestión.pe que la propuesta no plantea un stock mínimo –por el contrario– establece que estos establecimientos tengan disponibles, para su venta al público, una lista acotada de medicamentos genéricos de Denominación Común Internacional (DCI) que forme parte del Petitorio Nacional Único de Medicamentos Esenciales.

El citado petitorio cuenta con 742 medicinas que sirven para solucionar el 95% de las patologías prevalentes en el país. Siendo las enfermedades con mayor carga o frecuencia en el territorio nacional –según el Centro Nacional de Epidemiología– la hipertensión, la diabetes y las enfermedades de salud mental.

Lo que implica, sostuvo la funcionaria, que la lista acotada contendrá medicamentos para tratar estas patologías.

“No hablamos de un stock mínimo que es la preocupación de las farmacias y boticas, sino una lista de medicamentos, que asumimos –si se aprueba la ley– tendrá que ser trabajada en el marco del reglamento. No puedo decirte si serán 30 (medicamentos), pero no va ser todo el petitorio (que son 742 medicamentos), pero estamos asumiendo que serán entre 30 a 50 productos en promedio, aunque podrían ser menos”, anotó Vásquez.

En ese sentido, detalló que en el reglamento también se definirá cuántas unidades de la lista de 30 o 50 medicamentos genéricos deberá contar obligatoriamente en su stock las farmacias y boticas. Aunque la cantidad de cada producto dependerá –subrayó– de la demanda de cada farmacia

“Todos estos detalles se están trabajando como parte del reglamento de la norma”, apuntó.

-Impactos en los precios-

La especialista señaló que uno de los principales impactos de esta iniciativa –que espera emitirse por Decreto de Urgencia– es que brindará la posibilidad a los consumidores de acceder a medicamentos seis veces más baratos que uno de marca, tomando como base que los medicamentos genéricos pueden ser comercializados con nombre de marca o de Denominación Común Internacional (DCI).

“La diferencia de precios entre ambos se da porque un medicamento de marca tiene que gastar en la promoción de su marca que se traslada a los pacientes, por lo que el genérico de marca es mucho más caro que un genérico en Denominación Común Internacional, que es una sustancia farmacéutica o un principio activo farmacéutico, asignado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que pertenece al dominio público como el ibuprofeno, por ejemplo”, detalló.

Una muestra de la diferencia de precios entre medicamentos de marca y de DCI se da –por ejemplo– en el Enalapril, que es usado para la hipertensión arterial.

Así mientras el genérico DCI cuesta S/ 2.70 el de marca su precio sube a S/ 111 de acuerdo al Observatorio de Precios de la Digemid. Mientras que en los establecimientos del Ministerio de Salud cuesta S/ 1.20 (Ver cuadro)

Lo mismo ocurre con el Alprazolam, usado para tratar los trastornos de ansiedad y pánico: el genérico DCI cuesta S/ 0.50 y el de marca su precio trepa a S/ 50.7 de acuerdo al Observatorio de Precios de la Digemid. Lo sorprendente es que 100 tratamientos con el genérico cuesta 1 de marca. (Ver cuadro)

Igual sucede con el Metformina, usado para tratar la diabetes: el genérico DCI cuesta S/ 10.6 y el de marca su precio aumenta a S/ 59.5 de acuerdo al Observatorio de Precios de la Digemid. (Ver cuadro)

“Con esta iniciativa, le damos a la población la posibilidad de tomar decisiones ya que tendrá la oportunidad de elegir entre el medicamento de marca y de DCI, que es mucho más barato. Al final, la decisión será del consumidor. Lo que no puede pasar es que las familias vayan a una farmacia, pidan un genérico DCI y este no haya. Esta situación ya no puede pasar en el Perú”, sostuvo Vásquez.

Dato: Según el INEI, el 43% de la población peruana con algún problema de salud busca atención en las farmacias.