El Segundo Juzgado de Tránsito de la Corte Superior de Lima dictó anoche cuatro meses de prisión preventiva para Melisa González Gagliuffi, investigada por homicidio culposo.

Joseph Huashuayo Tenorio, de 28 años, y Christian Buitrón Aguirre, de 30, murieron el 11 de octubre pasado, luego de que González Gagliuffi perdiera el control de su camioneta en la avenida Javier Prado Oeste, en San Isidro.

La audiencia se inició a las 2:30 p.m. y se extendió por más de cinco horas. Durante ese tiempo, los deudos y amigos de Joseph Huashuayo permanecieron afuera de la sede judicial de la Av. Abancay con carteles en los que se leía “No más muertes por exceso de velocidad”. Lisseth Huashuayo, hermana de la víctima, exigió que la muerte de Joseph no quede impune.

En la sala hubo varios momentos de tensión entre la jueza especializada Liliana Chávez Berríos y la defensa de González Gagliuffi. Antes de resolver, la magistrada le concedió a la conductora la oportunidad de expresarse.

“Lo lamento muchísimo –expresó–. He sido educada en valores. Nunca voy a rehuir [a la justicia] porque mi vida está aquí. Mi imagen y mi esencia es lo que me interesa defender ahora”.

La joven economista alegó que no se fugaría y que había presentado pruebas suficientes de arraigo, como un edicto matrimonial. Por ello pidió continuar su proceso en libertad. “Yo necesito trabajar para poder reparar [a los deudos y a las víctimas de lesiones] porque ahorita mi familia está cubriendo la mayoría de cosas. Necesito trabajar para pagar el seguro oncológico de mi mamá”, agregó.

Chávez Berríos analizó las pruebas presentadas por la defensa y la fiscalía (que pedía seis meses de prisión preventiva), y determinó que no se había acreditado debidamente el arraigo domiciliario ni laboral de la procesada: no tiene ningún inmueble a su nombre y no demostró tener familiares o personas que dependan de ella. Dictó fundada la medida de prisión preventiva y, antes de determinar el tiempo que González permanecería presa, le preguntó si quería acogerse a la terminación anticipada.

Sin embargo, la conductora no llegó a un acuerdo con la fiscalía y la propuesta se rechazó. “Cuatro meses”, dijo entonces la jueza y González fue esposada. Su abogado apeló la decisión.

La División de Prevención de Investigación de Accidentes de Tránsito de la Policía Nacional determinó el martes último que la conductora había excedido la velocidad límite de 60 km/h y que la principal razón del accidente no fue que la hubiera cerrado otro vehículo.

El informe final, difundido por el programa “Cuarto poder”, señaló que la velocidad con la que se desplazaba la camioneta no era razonable. “No valoró apropiadamente las condiciones existentes del entorno de la vía, centrando su atención en el problema con el otro vehículo”, dice el informe. También concluye que le faltó prudencia. “Mantuvo una alta velocidad incompatible con la seguridad vial”, se lee. 

  • El 11 de octubre la camioneta de González Gagliuffi se despistó en la Av. Javier Prado Oeste, invadió la vereda, embistió a varias personas y terminó empotrada en un árbol. La conductora quedó detenida.
  • El 13 de octubre el fiscal Mario Concepción Barrón Cerna, de la Segunda Fiscalía Provincial Penal de San Isidro, ordenó su liberación.
  • El 20 de octubre se difundió un audio en el que Giancarlo Gereda, abogado de González, ofrecía S/6.000 a los familiares de Luis Vega Palacios para sus gastos médicos. La familia aseguró que el letrado buscaba llegar a un acuerdo extrajudicial.
  • Antes de la audiencia de ayer, Gereda declaró que su ofrecimiento reflejaba la intención de su patrocinada de reparar los daños.