Las Fuerzas Armadas cumplirán su labor de velar por el orden durante el proceso para elegir a los nuevos miembros del Congreso, cuya fecha central está programada para el 26 de enero del 2020, aseguró el ministro de Defensa, Walter Martos Ruiz.

Precisó que el personal de las instituciones militares se movilizará por el país, a fin de velar por la tranquilidad pública y la custodia del material electoral durante los sufragios.

“Asumiremos nuestra función con suma responsabilidad y siempre sobre la base de lo que dice la Constitución Política del Perú”, declaró a la agencia Andina.

Acto

El ministro llegó a Mazamari, provincia de Satipo, en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem), para inaugurar un puente modular en la comunidad nativa de Camajeni y supervisar la Décima Acción Cívica Multisectorial. Martos explicó que los uniformados, entre oficiales, suboficiales y técnicos, se desplazarán bajo las órdenes de los comandos de operaciones en todo el país del Ejército, la Marina de Guerra y la Fuerza Aérea del Perú.“Las Fuerzas Armadas cumplirán la misión constitucional que les corresponde para que el control del proceso electoral se desenvuelva en las mejores condiciones de seguridad, y que todos los ciudadanos y ciudadanas tengan el derecho a emitir su voto”.

El funcionario inauguró el puente modular Camajeni 2 que instaló el personal del Batallón de Ingeniería de Construcción La Breña N° 2 del Ejército, en convenio con Provías Nacional.En esta actividad estuvo presente el presidente ejecutivo de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida sin Drogas (Devida), Rubén Vargas, quien precisó que el Gobierno destinó más de 1,200 millones de soles en lo que va del año al Vraem para financiar diversos proyectos de desarrollo y acciones de pacificación.

Puesto de observación

Walter Martos aseguró que las Fuerzas Armadas y la Policía se quedarán el tiempo que sea necesario en el puesto de observación El Tambo, distrito de El Cenepa, provincia de Condorcanqui, región Amazonas, para erradicar la minería ilegal. “Los elementos que actúan en la minería ilegal piensan que el último operativo es solo un golpe de la Policía y las Fuerzas Armadas; y que una vez controlada la zona, van a salir. No, las fuerzas del orden se quedarán en forma permanente”.