ÚLTIMO MINUTO. El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, afirmó el viernes que respaldó la decisión de su gabinete de seguridad de liberar en la víspera a un hijo del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán que fue detenido y posteriormente liberado por fuerzas de seguridad en el norte del país.El mandatario dijo que Ovidio Guzmán, uno de los hijos del famoso capo que está cumpliendo una larga sentencia en una prisión de Estados Unidos, tenía una orden de aprehensión provisional con fines de extradición, que fue dictada por un juez federal, pero declinó responder si sería a Estados Unidos.

“Se trató de un operativo que llevó a cabo el Ejército a partir de una orden de aprehensión de un presunto delincuente, como ya lo expliqué fue una reacción muy violenta que ponía en riesgo la vida de mucha gente”, dijo López Obrador en su rueda de prensa matutina.

En medio de la captura y posterior liberación del Guzmán, también acusado por narcotráfico en Estados Unidos, se desataron fuertes balaceras en varios puntos de Culiacán, capital del norteño estado Sinaloa, cuna de “El Chapo” y de otros poderosos narcotraficantes del famoso Cártel de Sinaloa.

Escenas transmitidas en medios y redes sociales dieron cuenta de enfrentamientos entre sicarios, efectivos militares y policiales, autos quemados para bloquear vías, ciudadanos comunes huyendo de la violencia y muchos tirados en el suelo y las vías para protegerse de los disparos, provenientes de armas de alto poder.”Esta decisión se tomó para proteger a los ciudadanos.

Es que no se puede apagar el fuego con el fuego, esa es la diferencia de esta estrategia con relación a lo que han hecho los anteriores gobiernos, nosotros no queremos muertos, no queremos la guerra”, agregó.

López Obrador reiteró además que no cambiará su controversial política de seguridad y desestimó que su gobierno sea débil por haber tomado la decisión de liberar a Guzmán.

La liberación del hijo de El Chapo fue duramente criticada por analistas y adversarios del mandatario, quien pidió a los mexicanos creer en él porque no existe “contubernio” entre las autoridades y los criminales.

_____________________________________________

LA CAPTURA DE GUZMÁN

Culiacán. Fuertes detonaciones y ráfagas de armas de fuego sacudieron el jueves varias zonas de la ciudad mexicana Culiacán, luego de que fuerzas de seguridad arrestaron a un hijo del capo del narcotráfico Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán, actualmente preso en Estados Unidos.

La captura de Ovidio Guzmán López, que fue confirmada por el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana de México (SSPC), Alfonso Durazo, provocó horas de caos en varios puntos de la capital del estado Sinaloa, ante un supuesto intento de rescate por parte de integrantes del grupo delictivo al cual pertenece, según reportes de la prensa.

Durazo detalló que Ovidio Guzmán fue capturado a las 3:30 p.m. hora local por una patrulla, que hacía un recorrido de rutina cuando fueron agredidos desde una vivienda.

Las fuerzas de seguridad repelieron el ataque y tomaron el control de esta vivienda, donde estaban cuatro personas, una de ellas identificada como Ovidio Guzmán López, indicó Durazo al leer un comunicado de prensa.

El titular de la SSPC de México indicó que la captura del hijo de ‘El Chapo’ generó que varios grupos de la delincuencia rodearan la vivienda con una fuerza mayor a la de la patrulla”.

En tanto, otros grupos causaron acciones violentas contra los ciudadanos en otros puntos de Culiacán, lo que generó “una situación de pánico”, explicó.

Aseguró que para salvaguardar la seguridad en esta ciudad del Pacífico mexicano, suspendieron “acciones” en esa ciudad y el gabinete de seguridad, conformado por Ejército, Marina, Guardia Nacional y SSPC, se movió a Culiacán para seguir de cerca la situación.

Ovidio Guzmán López, de 28 años de edad, enfrenta cargos en Estados Unidos por tráfico de cocaína, de metanfetamina y de marihuana.

Los bloqueos se extendieron a las salidas de Culiacán, que se mantuvo prácticamente cercada y con la gente resguardada en sus lugares de trabajo y en sus casas; la actividad comercial se paralizó por horas.

Imágenes y videos transmitidos por redes sociales mostraban a personas corriendo por las calles y gritando, varios acompañados de sus hijos, mientras se desarrollaban operativos de seguridad con militares, marinos y policías.

El Debate, un medio local, mantuvo por horas transmisiones intermitentes en vivo a través de Facebook donde se escuchaban fuertes detonaciones mientras sobrevolaba un helicóptero artillado de una fuerza de seguridad.

La policía estatal dijo que no había muertes confirmadas, pero el mismos medio local mostró al menos un cuerpo tirado sobre una de las calles, derivado de los hechos. En redes sociales también circularon varias fotografías de jóvenes muertos, algunos con chalecos tácticos.

En redes sociales también circularon supuestas imágenes del hijo de Guzmán, que vestía una camisa azul claro con puntos y dos escapularios. El Departamento de Justicia de Estados Unidos acusó en febrero que Ovidio Guzmán, y otros integrantes del cártel de Sinaloa, están señalados por los cargos de conspiración para distribuir cocaína, metanfetamina y mariguana para su importación a ese país.

Sinaloa, cuna de capos de la droga en México como Guzmán, se han convertido en los últimos años en una de las zonas más violentas del país, donde grupos criminales se pelean las rutas para el tráfico de drogas.

El gobierno de López Obrador ha reconocido que uno de los principales retos de su gobierno es contener los niveles de violencia que vive el país.

El lunes, 14 policías fueron asesinados en el occidental estado Michoacán, y un día después durante un enfrentamiento en el colindante estado Guerrero, igual número de supuestos criminales fueron abatidos. Durante este último hecho un militar también murió.

ZONA DE GUERRA

En varios puntos de la ciudad de Culiacán, se reportó enfrentamientos entre grupos delictivos, varios de ellos viajan en camionetas doble rodado, con fusiles Barret-calibre 50, montados en una estructura móvil, sin que se tenga datos oficiales sobre los hechos.

A través de redes sociales, se alertó a la población sobre fuertes detonaciones de armas automáticas, primero, en la zona de Tres Ríos, muy cerca del edificio de la Fiscalía General del Estado y posteriormente, sobre el cruce Enrique Sánchez Alonso y Universitarios.

La Secretaría de Seguridad Pública del estado alertó a las diversas fuerzas federales para atender los reportes que alarmaron a la población, por las continúas detonaciones de armas de fuego de grueso calibre y la circulación de personas civiles armadas.

De acuerdo con el gabinete de seguridad, Ejército y Marina atienden la situación que lleva más de media hora.

Autoridades recaban mayor información de los hechos.


Fuentes: Reuters / EFE / “El Universal” de México, GDA