En el debate sobre el cambio climático, cabe preguntarse por el papel que juega la agricultura en las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). ¿Es sostenible el incremento de la producción agrícola? ¿Qué efecto tienen, por ejemplo, la producción y el uso de los fertilizantes minerales?Para Yara, compañía especializada en soluciones para la nutrición de cultivos, el presente y futuro de la agricultura están estrechamente vinculados al cambio climático. De hecho, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) cree que ningún otro fenómeno impactará con tanta fuerza las zonas rurales y los sistemas alimentarios del planeta.

“En algunas etapas de su ciclo de vida, los fertilizantes emiten GEI. Sin embargo, también estimulan la captación de CO2 por parte de las plantas y, al impulsar mayores producciones de alimento por unidad de tierra arable, ayudan a prevenir la deforestación y evitan cambios en el uso del suelo”, explica a Día1 Margarita González, directora de Agronomía de Yara para Latinoamérica.

La degradación de los suelos agrarios es una de las principales causas de las pérdidas de nutrientes y materia orgánica, lo que implica un mayor uso de fertilizantes y abonos. Esto se traduce en una mayor inversión de parte de los agricultores.

De acuerdo a las cifras del Ministerio de Economía y Finanzas para el 2019, el Ministerio de Agricultura tiene presupuestado S/2’860.274 para reducir este fenómeno de degradación. Este monto deberá servir para todo el territorio nacional (la única categoría que tiene menos presupuesto es la de Desarrollo de la ciencia, tecnología e innovación). A la fecha, se ha ejecutado el 66,6% del total.

El impacto

Según un estudio del Panel Intergubernamental de Expertos sobre Cambio Climático (IPCC), la agricultura, la ganadería y los cambios de uso de la tierra son responsables por el 23% de las emisiones de gases que producen el calentamiento global. Sin embargo, de acuerdo a la CEPAL, la contribución de América Latina y el Caribe es 1,5 veces superior, llegando al 42%.

“Nosotros incentivamos a los productores del Perú a sustituir fertilizantes convencionales, como la úrea y el sulfato de amonio por tecnologías más sustentables: fertilizantes a base de nitratos”, afirma Paulo Yvan, director Regional de Yara South Pacific.