La Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu) ordenó a la Universidad Inca Garcilaso de la Vega que suspenda temporalmente al rector Luis Cervantes Liñán. De ignorar el pedido, no se reconocerá su firma en las bases de datos, los registros y toda actuación que ejecute.

Esta medida provisional se aplica como parte del proceso administrativo sancionador a la cual está sometido el centro de estudios por las presuntas infracciones a la Ley Universitaria, referidas al uso de sus activos o excedentes en fines distintos a los educativos, según informaron fuentes de la Sunedu a La República.

Como se sabe, las instituciones asociativas, como lo es la UIGV, que gozan de exoneración o inafectación del impuesto a la renta, tienen la obligación de destinar sus excedentes a la mejora de la calidad educativa. En caso contrario, se configura una infracción “muy grave”, conforme al numeral 3.2 del Reglamento de Infracciones y Sanciones de la Ley Universitaria, que también precisa que los excedentes “no pueden ser distribuidos entre sus miembros ni utilizados por ellos, directa ni indirectamente” (artículo 116).

No obstante, según el Informe N° 038-2019/Sunedu/02-14, la UIGV habría utilizado estos excedentes para incrementar salarios y otorgar bonificaciones a autoridades y funcionarios sin ningún sustento.

Otros hechos observados serían el uso de vehículos de propiedad de la universidad para fines ajenos a los educativos, con el consiguiente gasto indebido de combustible. También se habría detectado el uso de tarjetas corporativas para viajes y reserva de hoteles para personas ajenas a la institución, y que la UIGV no habría invertido el monto total declarado en la infraestructura entre el 2016 y 2017, según señaló el medio.

Igualmente, se señala que en el 2017 la UIGV habría informado que ejecutó 10 obras al interior de la institución por más de 10 millones de soles, entre las que se encuentran la reestructuración de pabellones, laboratorios o servicios higiénicos. Sin embargo, esto no se habría podido demostrar durante la inspección física ni tampoco las autoridades universitarias pudieron exhibir los expedientes técnicos o licencias de tales obras.

Además, en dicho informe, la Sunedu refiere que “Se observan indicios que dan cuenta que desde el inicio de su gestión en el 2004 y de manera sostenida, el señor Cervantes no habría ejercido sus atribuciones como rector de manera diligente (…), por el contrario habría permitido el uso indebido de activos y excedentes generados por la UIGV de manera sistemática”.

Por ello, la superintendencia universitaria plantea la suspensión temporal del rector Luis Cervantes Liñán hasta que concluya toda la investigación. “El tiempo que transcurra (…) hasta la emisión de un pronunciamiento final del Consejo Directivo [de la Sunedu] podría ocasionar que el rector continúe autorizando, sin ninguna clase de control, el uso presuntamente ilegal de los recursos de la universidad, generando un impacto negativo en la calidad del servicio (…)”, se refiere en el documento.

La Universidad Inca Garcilaso de la Vega ya ha sido notificada de este informe y tendría hasta el lunes 7 de octubre para aplicar la suspensión; caso contrario, desde el miércoles 9, la Sunedu desconocerá la firma de Luis Cervantes Liñán de manera automática.