La mañana de este viernes, el pleno del Tribunal Constitucional (TC) sesionó en Arequipa, pero lo hizo con quórum: los magistrados Manuel Miranda, José Luis Sardón, Marianella Ledesma, Carlos Ramos y Augusto Ferrero estuvieron presentes.

Ernesto Blume (presidente) y Eloy Espinosa-Saldaña no participaron de la sesión. El primero debido a un descanso médico tras sufrir una caída el fin de semana, y el segundo por una licencia solicitada semanas atrás.

El ánimo de los magistrados al interior del TC es sombrío y las facciones se muestran más marcadas a medida que se acerca el recambio de sus integrantes.

Una reciente declaración de la magistrada Marianella Ledesma encendió los ánimos entre sus homólogos de la otrora Casa de Pilatos. El caso: el hábeas corpus a favor de la lideresa de Fuerza Popular (FP), Keiko Fujimori.

El tema ha enfrentado a los magistrados, incluso antes de que se realizara la audiencia de vista de causa el último miércoles 25 de setiembre.

“Me dijeron que lo ideal sería que todos salgamos de manera unánime, armoniosa, pacífica y consolidemos una posición en relación a este tema [hábeas corpus de Keiko Fujimori]. Y mi respuesta fue que eso era imposible”, declaró Ledesma al semanario Hildebrandt en sus 13.

Ledesma afirmó que algunos miembros del Tribunal Constitucional son incómodos para el Parlamento por diversos fallos que “no son de interés para ellos”. (Foto: Archivo El Comercio)
Ledesma afirmó que algunos miembros del Tribunal Constitucional son incómodos para el Parlamento por diversos fallos que “no son de interés para ellos”. (Foto: Archivo El Comercio)

A través de un comunicado público, Ledesma se ratificó y aseveró que lo declarado al semanario “corresponde literalmente a las declaraciones que formulé”.

El abogado penalista Carlos Caro sostiene que Ledesma habría recibido una propuesta por un presunto delito de cohecho (art. 398 del Código Penal). Es decir, el pedido de votar en un sentido para mantenerse en el cargo.

“Ella tiene el deber de denunciar el autor de la propuesta, sino comete delito de omisión de denuncia agravado”, indicó.

El Comercio conversó con fuentes del pleno del Tribunal Constitucional (TC) y aseguraron que dicha propuesta expuesta por la magistrada Ledesma no la hizo el presidente Ernesto Blume. “Es falso, rotundamente falso que haya hecho ese comentario”, indicaron.

El magistrado Eloy Espinosa-Saldaña dijo a TV Perú que habló con la magistrada Ledesma por teléfono debido a su denuncia. “Repito, creo que todo magistrado si encuentra una situación irregular, primero, no debe dejarse presionar por eso y, en ese sentido, felicito a la magistrada Ledesma de que si alguien la presionó no se haya dejado presionar”, dijo.

El magistrado José Luis Sardón, a su salida de la audiencia en Arequipa, pidió a su colega informar sobre la persona que le hizo “semejante ofrecimiento”.

“Lo que ella dice en el cuerpo de la entrevista es que se hace una invocación de sacar una decisión unánime. Eso no es a cambio de quedarse en el TC. Esa invocación las hace siempre el presidente del TC […] No hay nada malo en invocar a sacar decisiones unánimes. No son deseables los votos singulares”, agregó Sardón.

El magistrado ha indicado que él nunca ha sido presionado por ningún caso.

Sin embargo, la tensión al interior del TC por cómo se resolvería el Caso Keiko Fujimori ha ido creciendo con el paso de los días. Incluso, el mismo presidente de este órgano constitucional, Ernesto Blume, puso en evidencia las posiciones encontradas.

“Vamos a continuar esa línea autónoma e independiente y resolveremos de acuerdo a una decisión mayoritaria en uno u otro sentido”, agregó.

Por los pasillos de la casona de los jirones Áncash con Azángaro se especula que, por el momento, habría una posición mayoritaria a favor de la lideresa de Fuerza Popular (FP).

“Aquí discutimos una medida cautelar (…) aquí no es condena, aquí es ver si hay indicios razonables”

Espinosa-Saldaña ya expresó que, sobre la prisión preventiva en el caso de Fujimori Higuchi, es determinar si se cumplieron los requisitos para dictar prisión preventiva.

“Aquí discutimos una medida cautelar (…) aquí no es condena, aquí es ver si hay indicios razonables”, dijo en la audiencia.

Ledesma por su lado, ha indicado que el Caso Keiko Fujimori “es un proceso constitucional”.

Recordemos que bastarán solo cuatro votos para hacer la resolución a favor o en contra.

Este Diario ha podido confirmar que, hasta esta mañana, el ponente del Caso Keiko Fujimori -el magistrado Ernesto Blume- aún no alcanzó al pleno el proyecto de resolución sobre la decisión que se adoptará sobre el recurso de habeas corpus mediante el que Keiko Fujimori busca su libertad. Es más, el último jueves, el Pleno del TC no ha sesionado como lo hace (martes y jueves).

Giulliana Loza, abogada de Keiko Fujimori, informó a El Comercio que tal como lo solicitó Blume, han alcanzado por escrito sus alegatos adicionales a la audiencia del miércoles último.

De aquí, la próxima sesión privada de los siete magistrados será para el martes 1 de octubre. Es decir, un día después de la elección que pretende realizar el Congreso de la República sobre los seis integrantes del TC con el período vencido.

De ser electos los seis magistrados reemplazantes o solo algunos, aún debe programarse una fecha de incorporación y su juramentación. Sin este último paso no podrán ejercer como tales. Esto podría suceder a fines de la próxima semana o la subsiguiente, con lo que se alargaría el plazo para que los seis magistrados que serán reemplazados abandonen sus sillas en el TC.