Johnny Aurazo

Ernesto Edward Araujo Ramos de Rosas, el juez que ve el caso Joaquín Ramírez, murió en el distrito de Chepén, provincia del mismo nombre, a casi tres horas al norte de Trujillo (La Libertad).

El jefe de la Tercera Macrorregión Policial La Libertad, general PNP Óscar González Rabanal, dijo que a las 10 a.m. de este sábado el juez fue encontrado por su hijo en su domicilio arrojando sangre por la boca. Luego, fue derivado al Hospital de Chepén, donde vuelve a arrojar sangre, falleciendo al mediodía. El diagnóstico de su muerte fue shock hipovolémico o shock hemorrágico. Se investiga que el juez Araujo habría estaba bebiendo al noche anterior y que su estado de salud se habría complicado por una enfermedad que sufría.

Hasta el envío de esta información, el cadáver de Araujo permanecía en el mortuorio del referido nosocomio y la policía había acordonado su domicilio, en la avenida 28 de Julio, que no presenta alteraciones ni signos de robo. El cuerpo presenta un golpe leve en la cabeza, pero este no habría sido mortal.

Fuentes encargadas de las investigaciones indicaron que aún se desconocen las razones del deceso del juez. Sin embargo, se indaga si se trata de una muerte natural, pues sufría de una enfermedad.

El hijo de Araujo se percató del estado de su padre luego de recibir una llamada telefónica de su madre, quien vive en Lima. Ella, al no tener respuesta del juez, le pidió a su hijo que vaya a verlo a Chepén, quien lo encontró aún con signos de vida.

Ernesto Araujo tenía a su cargo el juicio contra el excongresista y exsecretario de Fuerza Popular, Joaquín Ramírez Gamarra, por presunta falsificación de documentos en agravio del Estado y de la Comunidad Campesina de Chepén.

En la actualidad, además, Araujo Ramos de Rosas se desempeñaba como juez penal unipersonal de la provincia de Chepén.