Los líderes del G7, el club formado por Alemania, Canadá, Francia, Estados Unidos, Japón, Italia y el Reino Unido, reunidos en la localidad francesa de Biarritz, han acordado este lunes movilizar una ayuda de 20 millones de dólares (unos 17,9 millones de euros) para luchar contra los incendios que devastan la Amazonia. Con este dinero, está previsto que se envíen aviones para tratar de sofocar los fuegos.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, no ha asistido este lunes a las conversaciones sobre cambio climático y biodiversidad, algo a lo que el mandatario francés y anfitrión de la cumbre del G7, Emmanuel Macron, ha restado importancia, argumentando que el republicano estaba ocupado manteniendo reuniones bilaterales.

El desbloqueo de fondos en la batalla por frenar los incendios en la selva amazónica forma parte de un plan de colaboración previsto con los países afectados para que esa región disponga de los medios necesarios, “cuando más los necesita”, ha afirmado Macron, en una rueda de prensa con su homólogo chileno, Sebastián Piñera. Asimismo, Macron ha asegurado que Francia ofrecerá medios militares para las tareas de control del fuego.

Según las últimas cifras, 79.513 fuegos han sido registrados en Brasil en lo que va de año, más de la mitad de estos han ocurrido en la Amazonia. Los incendios también han devorado cientos de miles de hectáreas en Bolivia y Paraguay.