El fiscal José Domingo Pérez afirmó que el procedimiento disciplinario en su contra busca que “no denuncie actos de intromisión de los intereses corruptos en la Fiscalía”. Asimismo, dijo que se busca sancionarlo a fin de paralizar sus investigaciones, y culpó de ello a la “mayoría de fiscales supremos vinculados a Los Cuellos Blancos del Puerto”.

José Domingo Pérez, fiscal miembro del Equipo Especial Lava Jato, declaró que el proceso disciplinario en su contra, iniciado por la Oficina Desconcentrada de Control Interno de Lima del Ministerio Público, es “una muestra más de los actos de hostigamiento a los que estamos siendo continuamente sometidos”.

“A través de estas investigaciones que se inician en mi contra, a partir de reportajes o entrevistas en los diversos medios de prensa, sin que exista una denuncia de por medio, se está buscando, en primer lugar, callarme y que no denuncie los actos de intromisión de los intereses corruptos en la Fiscalía ni los actos de obstaculización en las investigaciones para que estas fracasen”, indicó a El Comercio.

Agregó que estos procedimientos son emprendidos “por la mayoría de fiscales supremos que controlan la Junta de Fiscales del Ministerio Público vinculados a la presunta organización criminal de Los Cuellos Blancos del Puerto”.

Manifestó que pretenden sancionarlo y paralizar sus acciones indagatorias, por medio de una suspensión por la supuesta comisión de faltas graves: “Todo esto evidencia que la lucha contra la corrupción e impunidad es una ardua labor que debemos cumplir los fiscales, incluso en la propia fiscalía, porque debemos enfrentarnos no solo a las organizaciones investigadas sino a sus extensiones que se han enquistado en la institución”.

Horas antes, se informó que la Oficina Desconcentrada de Control Interno de Lima del Ministerio Público, a cargo del fiscal superior Luis Alberto Germaná Matta, decidió abrir, de oficio, un procedimiento disciplinario contra José Domingo Pérez. Esto, por una presunta infracción administrativa relacionada a declaraciones de corte político y ajenas a las función fiscal que habría ofrecido a los medios de comunicación.

El fiscal superior Germaná Matta requirió que Pérez presente sus descargos en un plazo de 5 días, advirtiendo que, de no hacerlo, se le declarará “rebelde”.

Esta medida se da luego que el miembro del Equipo Especial Lava Jato brindara entrevistas a dos medios de comunicación. Sobre una de ellas, publicada en el diario El Comercio, el fiscal Germaná Matta cuestionó la siguiente respuesta que dio Domingo Pérez: “De no lograr la condena de estos crímenes de corrupción, quienes nos vemos perjudicados somos los ciudadanos. Para mí estamos en un momento decisivo […] si se ataca lo que se ha avanzado, la ciudadanía tiene que estar alerta”.