El Juzgado Penal Colegiado de Puno condenó a 6 años de prisión efectiva al gobernador regional de Puno, Walter Aduviri. Se determinó que fue coautor del delito contra la tranquilidad pública (disturbios) por el saqueo e incendio de locales públicos ocurridos en el 2011 durante el denominado “Aymarazo”. Se dispuso su inmediata captura y reclusión.

El Juzgado Penal Colegiado de Puno condenó a seis años de prisión efectiva al gobernador regional de Puno, Walter Aduviri Calisaya. Esto, al ser hallado como coautor no ejecutivo del delito contra la tranquilidad pública, en la modalidad de disturbios, por los hechos ocurridos durante la protesta denominada el “Aymarazo”, ocurrida en el 2011.

Asimismo, la magistrada Kety Neyra Calderón, a cargo de dicho despacho judicial, dispuso que Aduviri, quien se encuentra no habido, pague S/2 millones de reparación civil en favor del Estado. También ordenó su inmediata captura y reclusión en un penal que disponga el Instituto Nacional Penitenciario.

La jueza Neyra Calderón, además, programó para el lunes 26 de agosto, a las 17:00, la lectura íntegra de la sentencia, para lo cual dispuso que acudan todas las partes involucradas.

Cabe señalar que el fiscal Juan Monzó Mamani, de la Primera Fiscalía Provincial Penal Corporativa de Puno, había solicitado siete años de cárcel para Aduviri Calisaya y el pago de S/ 5 millones de reparación civil.

Como se recuerda, en abril del 2011, el Frente de Defensa de los Recursos Naturales de la Zona Sur de Puno, encabezado por Walter Aduviri, radicalizó sus protestas contra el proyecto minero Santa Ana de la empresa canadiense Bear Creek.

Así, durante las protestas conocidas como el “Aymarazo”, la ciudad de Puno fue sitiada y tomada por población aimara dirigida por Aduviri. El 26 de mayo se produjo el saqueo e incendio de diversos locales públicos, tales como el de la Sunat, Aduanas, Contraloría, y de diversas empresas privadas.

Además, fueron bloqueadas las dos principales carreteras que unen a la región Puno con Bolivia, impidiéndose la libre circulación de vehículos. Se estima que durante los 45 días de las protestas lideradas por Aduviri, Puno perdió US$117 millones.