Como parte del Plan de Competitividad, el Ejecutivo se alista a emitir un proyecto de ley para crear un bono de chatarreo a nivel nacional. Según el documento publicado el último domingo, como parte del Objetivo Prioritario 9, dedicado a Promover la sostenibilidad ambiental en las actividades económicas, se aspira a renovar 50,000 vehículos del parque automotor al año 2030.

La expectativa es que el proyecto de ley sea presentado en setiembre de este año y que, con su aprobación, pueda ser reglamentado en el 2020. Así, el primer objetivo sería lograr la renovación de 20,000 vehículos a nivel nacional a julio del 2025.

“El programa “Bono de Chatarreo” tiene previsto una primera fase que abarque los vehículos que conformen el parque automotor de Lima y Callao. Además, se creará una plataforma que permita consolidar la información necesaria para monitorear los resultados de la medida”, se lee en el documento.

Fuentes del MTC revelaron a Gestión.pe que sería la Autoridad de Transporte Urbano de Lima y Callao (ATU) quien administre este programa en la capital, mientras que a nivel nacional les corresponderá a las municipalidades provinciales.

¿Qué requisitos se necesitarán para acceder al bono?

En primera instancia, Gestión.pe pudo saber que el monto del Bono de Chatarreo sería definido mediante reglamento. Sin embargo, sí se han establecido algunas condiciones mínimas para las personas que deseen acceder. A continuación las condiciones.

1) Que el vehiculo se encuentre inscrito a nombre del titular en el registro de la Sunarp
2) Que el vehículo tenga Tarjeta de Identificación Vehicular
3) Para los vehículos de transporte público de personas y mercancías, el número de chasis y de motor coinciden con los números consignados en la Tarjeta de Identificación Vehicular.
4) Que el vehículo esté en funcionamiento y en capacidad de llegar a la Planta de Chatarreo.
5) Que el vehículo cuente con los componentes mecánicos y estructurales completos

¿El bono será para todos?

Para Alfonso Florez, presidente de Transitemos, este bono podría convertirse en un incentivo perverso si es que no es bien regulado y complementado con otras medidas para renovar el parque automotor.

Según el MEF, al 2016 el 34,4% de taxis de Lima y Callao tenía una antiguedad de 15 a más años. Por ejemplo, Florez considera que no se debería abrir el bono para renovar flotas de taxi en Lima y Callao, pues ya existe un exceso de taxis en la capital, por lo cual sería conveniente retirar la sobreoferta.

“¿Por qué beneficiar a toda esa chatarra que debe ser retirada de circulación en la revisión técnica? Habría que revisarlo bien porque sino se convierte en un incentivo perverso. Si por ley, debo retirar mi carro ¿por qué voy a recibir dinero para retirarlo? (…) Tenemos exceso de taxis en Lima ¿Encima voy a premiar para que sigas haciendo taxi?”, dijo a Gestión.pe.

El experto en el sistema de transportes consideró que se debería elaborar un Plan Nacional de Renovación del Parque Automotor en la que una de las medidas debería ser el bono de chatarreo. Propuso, por ejemplo, aplicar impuestos a los vehículos más antiguos de tal manera que se incentive la renovación. Florez consideró necesario que el bono de chatarreo se priorice en el sector de transporte de carga.

En 2015, un estudio de GfK realizado para el Ministerio de Transportes y Comunicaciones, reveló que un 75% de camineros compraba su vehículo a otro camionero, es decir un vehículo de segunda mano. No solo eso, sino que al momento de deshacerse del vehículo un 83% lograba venderlo como camión de segunda.

Además, las personas de niveles D-E solían tener camiones con más de 45 años de antigüedad y si se encontraban dispuestos a recibir un bono un bono para cambiar de trabajo. Sin embargo, no lo hacían porque el camión era su única fuente de ingresos.