Vanessa Ochoa Fattorini

El término de empresa familiar está muy ligado al país y el nombre de grandes grupos familiares vienen a la cabeza como el caso de la familia Dyer, Romero, Benavides, Rodríguez, entre otros. Pero en el país existen 2.3 millones de empresas aproximadamente, según datos de la Asociación de Empresas Familiares (AEF).

Según el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), 70 mil empresas se crearon en el 2018; sin embargo, se cerraron 45 mil. “En ese sentido, aproximadamente son 25 mil empresas las que se crean anualmente, de las cuales se estima que 20 mil de ellas tienen un origen familiar”. sostuvo Mariana Garland, presidenta de la AEF y directora del grupo Maquinarias.

La ejecutiva indicó que se estima que más del 80% de las empresas peruanas tienen origen familiar, y generan entre el 60% y 70% del empleo a escala nacional. “Sin embargo, solo el 30% de estas pasan de una primera a una segunda generación y alrededor del 10% llegan a la tercera generación”, señaló Garland.

En manos de las nuevas generaciones

El principal motivo por el que las empresas familiares no pasan a las siguientes generaciones, dijo la ejecutiva, es porque no tienen preparado un plan de sucesión y no cuentan herramientas de gestión y control bien implementadas. En tanto, ese 10% que llega a la tercera generación, derivado de que las empresas familiares tiene como errores más frecuentes no planificar la sucesión para que las nuevas generaciones se involucren y asuman el control de la entidad.

AEF Perú planea, para el 2021, contar con 20 nuevos grupos empresariales medianos o grandes con origen familiar. Asimismo, que un mayor número de empresas asociadas hayan incorporado: herramientas de gestión, buenas prácticas del buen gobierno corporativo y planes de sucesión.

“Actualmente el 60% de los asociados cuenta con herramientas de gestión que incluye Protocolos familiares y Directorios con directores independientes.Asimismo, AEF desea mantener una importante participación de mujeres ya que la asociación cuenta con una representación femenina alta con respecto a otras instituciones empresariales, pues el 43% de los asociados titulares son mujeres y el 57% hombres”, dijo Garland.

De otro lado, destacó la importancia de las empresas familiares en el desarrollo económico del Perú y se encuentran presentes en distintos sectores productivos y comerciales, como minería, pesca, energía, construcción, retail, financiero, comercio, industria, etc.

En esa línea consideró que la participación de las empresas familiares en la economía peruana genera una contribución del 40% del PBI y es por ello que el próximo 8 de agosto, en el Hotel Los Delfines, se realizará el VII Congreso de Familias Empresarias, el único evento que abre AEF al público en general, para dar a conocer las bondades y características de las empresas familiares. El tema del VII Congreso es el de la “Trascendencia y Oportunidades” que tienen las empresas familiares y sobre la profesionalización, sucesión, internacionalización e innovación.