Franco Balza Tassara Cánepa

En la campaña para las elecciones presidenciales del 2001, el otrora candidato Alejandro Toledo Manrique por el partido Perú Posible fue invitado a la XXXVIII Conferencia Anual de Ejecutivos CADE 2000-2001 junto a otros aspirantes al sillón de Pizarro, como Jorge Santisteban, Fernando Olivera y Lourdes Flores.

En esa jornada Toledo lanzó una serie de promesas en caso el pueblo peruano lo eligiera como presidente de la República para el periodo 2001 – 2006. Quizás la más resaltante fue que, bajo su mandato, las exportaciones peruanas se duplicarían en cinco años, aunque no detalló cómo lo lograría. Los resultados de esa elección le dieron una oportunidad al líder de la chacana.

Para el término de su mandato, las exportaciones peruanas no solo se duplicaron. Según cifras del Banco Central de Reserva (BCR), el valor de los envíos se incrementó en 193,8% entre julio del 2001 y julio del 2006; es decir, casi se cuadruplicaron.

Sin embargo, ese resultado mezclaba los buenos vientos de la economía mundial de ese momento con méritos de la gestión del gobierno. Durante el gobierno de Toledo, los precios de nuestras exportaciones se incrementaron 106,2%, mientras que el volumen de unidades físicas exportado creció 82,2%. Es decir, el valor de los envíos se vio impulsado en mayor medida por factores ajenos a la gestión gubernamental.

En el CADE 2000 - 2001, Alejandro Toledo, como candidato a la presidencia por el partido Perú Posible, prometió duplicar las exportaciones en cinco años.  (Foto: AFP)
En el CADE 2000 – 2001, Alejandro Toledo, como candidato a la presidencia por el partido Perú Posible, prometió duplicar las exportaciones en cinco años. (Foto: AFP)

POBREZA
Durante la campaña Alejandro Toledo resaltó que su estrategia para combatir la pobreza y la desigualdad sería el famoso “chorreo”. Esta política consiste en impulsar el crecimiento económico de un modo tal que la riqueza crezca y beneficie, eventualmente, a todos los peruanos.

Para evaluar el impacto del “chorreo” es necesario, en primer lugar, señalar que la pobreza total en el país era de 54,8% a fines del 2001, mientras que para el 2006 había caído a 44,5%. Así, se logró una reducción de 10,3 puntos porcentuales (p.p.) la pobreza en un periodo en que la economía creció 33%.

A nivel de regiones, la pobreza tuvo una mayor reducción en la selva con 12,1 p.p. En la costa, 10,6 p.p y en la sierra, 8,2 p.p.

En tanto, para medir la evolución de la desigualdad en la distribución de los ingresos, se puede ver que, al final del quinquenio de Toledo, el 10% de peruanos con menores ingresos vieron una mejora de 31,9% en sus ingresos en términos reales, es decir, descontando el efecto de la inflación. Por su parte, el 10% de mayor flujo de recursos vio sus ingresos elevarse en 8% en términos reales.

Durante la campaña, Alejandro Toledo prometía alcanzar “chorreo económico”, es decir, una distribución de las riquezas en el país. (Foto: Archivo)
Durante la campaña, Alejandro Toledo prometía alcanzar “chorreo económico”, es decir, una distribución de las riquezas en el país. (Foto: Archivo)

COSTO DE LA CORRUPCIÓN
Una de las razones que aportó al crecimiento económico del Perú durante el gobierno de Alejandro Toledo fueron las inversiones de grandes proyectos en el Perú, entre los que se encuentran los tramos 2 y 3 de la Interocánica Sur. El contrato fue firmado en el 2005 y su valor final—con las adendas incluidas— bordea los US$ 1.340 millones.

Por la licitación de esta obra, la empresa Odebrecht le entregó US$35 millones a Alejandro Toledo y US$20 millones más para que la ejecución no fuera postergada, según testimonio de Jorge Barata.