La Sala Penal Permanente de la Corte Suprema iba a evaluar hoy, en audiencia pública, el recurso de casación que presentó la lideresa de Fuerza Popular, Keiko Fujimori, contra la orden de prisión preventiva de 36 meses que viene cumpliendo en el Penal Anexo de Mujeres en Chorrillos.

Sin embargo, el juez Jorge Castañeda se inhibió de ver el caso y la audiencia se postergó. Así se informó al inicio de la diligencia.

Los jueces supremos Hugo Príncipe, Iván Sequeriros, Zavina Chávez, Estela Pacheco y Jorge Castañeda Espinoza integran la sala que escuchará los argumentos de la abogada de Keiko Fujimori, Giulliana Loza, quien presentó en febrero de este año el recurso de casación para dejar sin efecto la orden de prisión preventiva que dictó el juez Richard Concepción Carhuancho el 31 de octubre del 2018 y que fue confirmada por la Segunda Sala Penal de Apelaciones Nacional el 4 de enero del 2019.

La sala también tiene previsto escuchar al fiscal supremo Víctor Rodríguez Monteza, en representación de los intereses del Ministerio Público en la causa. Este magistrado remitió el pasado miércoles un documento a la Sala Penal Permanente en el que recomienda declarar fundada la casación y pide que se anule la orden de prisión preventiva de Fujimori.

Algunos especialistas como el ex fiscal Avelino Guillén consideran que la opinión de Rodríguez Monteza no es vinculante ni significa que será acogida obligatoriamente por los jueces, pero reconocen que el pronunciamiento de un fiscal supremo tiene importancia en el análisis de la casación.

En la audiencia de este viernes también se revisará la casación que interpusieron los abogados de Jaime Yoshiyama Tanaka, Pier Figari y Luis Mejía Lecca. Ellos,al igual que Keiko Fujimori, están procesados por presunto delito de lavado de activos por el caso de los presuntos aportes de la empresa Odebrecht en la campaña presidencial del 2011.

La abogada Loza informó que su cliente Keiko Fujimori no participará en la audiencia. Indicó que solamente intervendrán los abogados. La diligencia está programada para las 8.30 am en el Palacio de Justicia.

Después de escuchar los alegatos de los abogados, la sala suprema tiene veinte días hábiles para emitir su pronunciamiento final. El tiempo promedio que demora, según sus últimos fallos, es de una semana.