La humita o huminta (del quechua: jumint’a) es un alimento de origen andino. Consiste básicamente en una pasta o masa de maíz levemente aliñada, envuelta y finalmente cocida o tostada en las propias hojas (chala o panca) de una mazorca de maíz.

Las humitas son muy apreciadas y consumidas. Aunque en cada zona del país tienen su propia receta os daremos la más típica o habitual. Luego cada persona puede adaptar las humitas a su gusto particular o a los ingredientes que le son más fáciles de conseguir o le convienen más a su salud.

Las recetas más tradicionales o típicas de las humitas llevan manteca de cerdo, mantequilla y queso. Hay que tener en cuenta que estamos hablando de una receta originaria de zonas frías y para gene que realiza o realizaba su trabajo en condiciones de gran dureza.

Hoy en día para la mayoría de la gente, que vive en otros climas y realiza trabajos físicamente menos duros, podemos hacer este plato con menos grasas. También hay personas que añaden al relleno tomate y alguna verdura (la gente añadía lo que tenía)

Muchas personas prefieren poner sólo la mantequilla o margarina, el huevo y un poco de queso. Tengamos en cuenta que las humitas también pueden ser dulces.

En muchas zonas las humitas se hierven mucha gente encuentra más práctico cocinarlas al vapor ya que así es más difícil que se abran y pierdan su relleno.

Si hablamos precisamente de las humitas de Cajamarca, su preparación tiene origen prehispánico y a partir del siglo XVI, fueron transformándose con los productos traídos de España.

Hay muchas historias sobre su preparación, la más reconocida es del peruanista Juan de Arona que relata que la palabra humita viene del quechua humint’a, pasta dulce hecha de harina de maíz aderezada con pasas, y que se suele vender, envuelta en panca, o sea en hoja seca de maíz y que antiguamente en la época virreinal pasaba el humitero dando pregones a las 2 de la tarde por las calles ofreciendo sus sabrosas humitas. Esta entrada suele ser incluida entre los platos que integran una Las huminta de Cajamarcapachamanca o una huatía.

Se preparan para la cosecha del choclo –maíz fresco- en los meses de diciembre, enero, febrero y marzo y se consumen tanto en el campo como en la ciudad.

En la provincia de Cajamarca, los choclos del distrito de Jesús son los más apreciados.

Cabe indicar que las ‘humas’ son infaltables a la hora del desayuno o del lonche cuando se saborean calientitas, acompañándolas con una taza de humeante café ‘recién pasado’.


Fuente: https://www.machupicchu.biz/humitas-de-cajamarca