Por: Enrique Patriau

Daniel Salaverry recibió a La República. En poco más de un mes se elegirá a la nueva Mesa Directiva del Congreso y en la siguiente entrevista admite que “sería importante” tener más tiempo para impulsar cambios en la institución. Se encuentra conversando con otros congresistas para ver la posibilidad de conformar una nueva bancada.

¿No se blinda usted mismo al no incluir su caso en la ampliación de la legislatura?

En lo absoluto. La ampliación ha sido para atender específicamente los temas de la reforma política y los pedidos de otras instituciones que necesitan avanzar en sus asuntos. Los temas de la Comisión de Ética son internos y siguen su trámite regular.

¿Pero por qué no decidió incluir su propio caso?

Porque para agendar un informe de la Comisión de Ética tiene que tenerse la aprobación del Consejo Directivo.

¿No sería un acto de transparencia convocarlo?

Si estuviéramos en una legislatura ordinaria, por supuesto que sí, pero ya culminó.

¿Se puede convocar o no?

No se puede.

¿Se podría convocar a la Junta de Portavoces para incluir su caso?

No, porque la ampliación de la legislatura sale con un decreto y temas específicos que son los que le interesan al país, como la reforma política. ¿Cuál es la desesperación…?

Consulto si es posible.

No hablo de usted. ¿Cuál es la desesperación de algunos congresistas que salen todos los días a tratar de presionar y de querer que un informe no siga el trámite regular? Igual en la primera o segunda semana de agosto lo van a poder agendar en el Pleno. Sí me gustaría que en agosto se logre la recomposición de las comisiones para que Ética pueda llevar procesos de manera objetiva y mida a todos por la misma vara. No puede ser posible que en casos como los de Betty Ananculí, por los mismos hechos, le archivaron los casos en Ética. Y en otros casos, como el mío, ni siquiera se me dice de qué se me investiga.

Entonces, ¿no existe ninguna posibilidad reglamentaria de incluir su caso en la ampliación de la legislatura?

¿Cuál es la desesperación?

Le estoy preguntando si hay posibilidad reglamentaria.

Y yo le estoy respondiendo, ¿cuál es la desesperación?

Me está respondiendo con una pregunta.

Es que ya le expliqué que no se puede y usted sigue insistiendo. Por eso le pregunto cuál es la desesperación para ver este caso ahora en julio cuando se podría ver en agosto. Esto es lo que me hace suponer que atrás de todo esto ya no hay un objetivo por encontrar la verdad, sino político.

Yo no soy parte de ningún objetivo político, solo quiero saber si hay alguna opción reglamentaria de incluir su caso.

Hubiera sido bueno que pregunten cuando en otros casos, como los de los congresistas Bruce, Yesenia Ponce y Elías Rodríguez, el expresidente Luis Galarreta durmió sus informes ocho meses, sin agendarlos en el Pleno. Y nadie dijo nada. ¿Cuál es el objetivo? ¿Lograr una sanción en este momento pensando en lo que va a ocurrir el 26 de julio cuando se elija a la nueva Mesa Directiva?

¿Reconoce negligencia de su parte por el informe?

Apenas tomé conocimiento separé al personal (responsable) y me allané a las investigaciones y envié un oficio a la fiscal de la Nación.

¿Nunca vio el informe?

¿Usted cree que permitiría que ese informe salga de mi despacho con una firma falsificada?

A eso iba, ¿quién elabora y entrega sus informes de representación?

Justamente, por una pregunta parecida es que la comisión dice que tengo contradicciones. Se lo explico: al día siguiente del reportaje envié una carta a Sánchez y le dije que los informes no los elaboro yo sino los asesores, pero me refería a los informes oficiales que reconozco y he firmado. Cuando me presentaron el informe falso, respondí que no sé quién lo hizo. Estamos hablando de dos cosas diferentes: de los informes que reconozco como propios y el que lleva una firma falsa, que no sé quién hizo.

¿Considera que la investigación de Janet Sánchez, que preside la Comisión de Ética, es una persecución política?

Considero que se ha vulnerado mi derecho a la defensa, el debido proceso, y es por eso que he tomado la decisión, a través de mis abogados, de presentar una medida de amparo, que no busca detener las investigaciones como ha dicho Sánchez, sino que se investigue respetando el reglamento y la Constitución. A ningún ciudadano se le puede investigar sin decirle qué se le imputa.

¿No es una investigación sobre sus actividades de representación?

Eso lo supone usted, pero formalmente yo he presentado dos cartas dirigidas a la congresista Sánchez y jamás me han respondido. ¿Cómo puedo ejercer mi derecho a la defensa si no me dice qué se me imputa? Yo me he defendido y ya demostré que ese informe (de representación) no lleva mi firma, que ha sido falsificada, ¿entonces cuál es mi responsabilidad en los hechos? Nunca me lo han dicho.

¿Va a intentar reelegirse?

No depende de mí. La mecánica parlamentaria da a las bancadas la facultad de proponer a los candidatos. Al día de hoy, soy un no agrupado.

¿Está en conversaciones para formar una bancada?

Estoy en conversaciones para crear una nueva bancada, es cierto, lo cual no significa que haya tomado la decisión de postular a la reelección. He dicho que no lo descarto.

¿De qué va a depender?

De que las demás fuerzas logren consolidar y consensuar una candidatura en base a una agenda programática.

¿Es verdad que esta bancada podría incluir a Ushñahua, Reátegui y Donayre?

Bueno, son parte de los no agrupados que podrían conformar una nueva bancada, pero también hay otros.

¿Ha conversado con ellos?

Con muchos.

¿Con ellos?

Con ellos y otros más.

¿Y cuándo habría alguna novedad sobre su bancada?

No es mi bancada. (Habrá novedades) cuando nos pongamos de acuerdo. Estamos conversando con no agrupados e, inclusive, con miembros de distintas bancadas interesados en hacer un tema en común.

¿Le gustaría ser presidente del Congreso de nuevo?

Si logro convencer a las bancadas de apoyar algunas reformas que quedan pendientes en lo económico y laboral, sería importante tener más tiempo. Un año es poco para generar una transformación en una institución que tiene 200 años.

Ha mejorado su relación con el presidente Vizcarra, ¿no?

Sigue siendo de respeto mutuo y diálogo franco, con altos y bajos, algo normal.

La última reunión, ¿fue a solicitud suya o de él?

Fue algo consensuado entre ambos.

¿Arribaron a algún acuerdo pensando en la reforma?

No un acuerdo, sí coincidencia en la necesidad de ponernos por encima de la coyuntura del día a día y bajar el clima de confrontación para sacar adelante las reformas, que se vienen aprobando. El Congreso tiene autonomía para revisar y mejorar las propuestas. Estoy seguro de que lo entienden el presidente y el premier.

“Nunca fui fujimorista y menos ahora antifujimorista”

¿Cómo pasó de fujimorista a antifujimorista en poco más de dos años?

Parte de una premisa equivocada. Nunca fui fujimorista y menos ahora antifujimorista.

Fue parte de la bancada de Fuerza Popular, vocero.

Eso no me hace fujimorista ni antifujimorista. Yo creí en un proyecto político y en una lideresa que encabezaba ese proyecto.

Y dejó de creer.

Más que dejar de creer, vi que no se logró plasmar (el proyecto) y eso generó decepción no solo en mí sino en muchos otros.

¿Qué no se plasmó?

Había reformas importantes que pudieron hacerse desde el primer año. Mi decisión (de alejarse de FP) se tomó, primero, con una licencia. Luego la relación se fue deteriorando por mis decisiones, que buscaban recuperar la confianza del Congreso ante la gente.

Llamó a Keiko Fujimori su amiga, ¿sigue siéndolo?

No la veo desde hace mucho tiempo a raíz de su detención. Espero que pueda salir bien librada, por ella y su familia. Las decisiones políticas que he tomado por mis convicciones, que han podido colisionar con la posición de FP, espero no hayan deteriorado la relación amical que podamos tener.

Usted pasó por el Apra también. Eso como que ejemplifica uno de los males de la política nacional…

Los culpables no son los que mantienen sus principios e ideales, ojo. Cuidado con la insinuación. Más bien, los males y los problemas están en aquellos partidos que quieren salirse de esa línea. ¿Qué hacemos quienes nos mantenemos firmes en nuestros principios?

¿Se considera un hombre de partido?

¿Me considero un hombre de partido? Sí.

Sin partido, digamos.

Momentáneamente.

¿Tiene alguna aspiración política adicional a ser congresista?

Siempre. Yo entiendo la política como un servicio.

¿Cuál será su legado como presidente del Congreso?

Se tomaron decisiones muy importantes: destituimos a los magistrados del corrupto CNM, a un juez supremo, salieron adelante reformas constitucionales, leyes en favor del medio ambiente, leyes laborales, se ordenó la parte administrativa, se redujeron de 700 a 300 los contratos temporales y se ha levantado la aprobación del Congreso.