Belén Juárez

Los científicos coinciden en que, aunque la imagen es sorprendente, no es inesperada. Pero, aún así, la fotografía, tomada el 13 de junio por Steffen M. Olsen, ha dado la vuelta al mundo. En ella se observan varios perros tirando de un trineo en el fiordo de Inglefield Bredning, situado al noroeste de Groenlandia, y se ve cómo los animales están caminando sobre el hielo derretido. Pese a que el verano está muy próximo, en esta zona de la Tierra las temperaturas máximas en junio son de 3,2 grados centígrados según Andrés Barbosa, investigador del CSIC; la semana pasada la estación meteorológica más cercana al aeropuerto de Qaanaaq, al noroeste de Groenlandia, registró un máximo de 17,3 ºC el miércoles 12 de junio y 15 ºC el día siguiente.

El científico que tomó la fotografía ha revelado que los cazadores y pescadores locales se sorprendieron al encontrar tanta agua encima del hielo, especialmente al principio de la temporada. Pese a no ser un hecho único, nunca habían visto tanto hielo derretido antes de julio.

La imagen se ha convertido en viral. “Groenlandia” ha sido trending topic en Twitter, y hasta el presidente del Gobierno de España, Pedro Sánchez, ha compartido la fotografía junto con un texto que reza: “Esta imagen de Groenlandia coloca ante nuestros ojos la emergencia a la que nos enfrentamos. Gobiernos y sociedad debemos trabajar unidos para frenar las consecuencias de la crisis climática. Lograrlo está en nuestra mano. No podemos dar ni un paso atrás”.

Las señales del cambio climático son cada vez más evidentes. Las temperaturas superiores a la media en casi todo el océano Ártico y Groenlandia durante el mes de mayo produjeron que el hielo se derritiera antes de lo habitual, dando como resultado el bloque de hielo más pequeño que se ha registrado en 40 años, según los datos del Centro Nacional de Nieve y Hielo de EE UU.

Las temperaturas registradas la semana pasada en Groenlandia y en gran parte del Ártico fueron impulsadas por un aire más cálido que subía desde el sur. “Este suceso ocurre de vez en cuando pero hay evidencias de que se está volviendo más común, aunque es un área de investigación que evoluciona con mucha rapidez. Además, a medida que la atmósfera se vuelva más cálida habrá un mayor derretimiento”, asegura Ruth H. Mottram, científica del Instituto Meteorológico Danés y compañera de Steffen M. Olsen, el investigador que tomó la fotografía.

 Fiordo de Inglefield Bredning, en Groenlandia. Steffen Olsen
Fiordo de Inglefield Bredning, en Groenlandia. Steffen Olsen

El autor de la popular foto explicó en Twitter que se trataba de un “día inusual” y que la imagen era “más simbólica que científica para muchos”. Los investigadores coinciden en que lo alarmante no es el aumento puntual de las temperaturas sino la tendencia al alza que llevan observando desde hace años.“Este incremento está suponiendo que el 63% de los glaciares de Groenlandia estén en retroceso y que haya habido una pérdida del 30% del hielo marino”, apunta Andrés Barbosa, investigador del CSIC y director de campañas en el Ártico.

Una de las consecuencias del derretimiento temprano es la alteración del equilibrio entre temperatura y salinidad del agua marina por el aporte de agua dulce de los glaciares que puede afectar a las corrientes marinas. “El incremento del nivel del mar y el aumento del deshielo, al reducirse la capa de hielo que refleja el sol y por tanto produce un aumento de la radiación solar, son otros efectos”, añade Barbosa.

Además, Mottram afirma que aunque el derretimiento del hielo marino no contribuye al aumento del nivel del mar inmediatamente, sí lo hace a largo plazo. Según su modelo de simulaciones climáticas, esperan que haya más derretimiento del hielo marino, con consecuencias para las poblaciones locales y los ecosistemas del Ártico. “También es probable que en el futuro haya una cantidad cada vez mayor de agua que contribuya a la elevación del nivel del mar desde Groenlandia”, concluye Mottram.