La empresaria Mirtha Gonzales Yep no asistió a la citación de este lunes de la Comisión de Ética Parlamentaria en la que se recogería su testimonio contra el legislador Héctor Becerril (Fuerza Popular).

Asimismo, Gonzales implicó a dos de los integrantes de dicho grupo congresal en su denuncia.

A través de una carta enviada a la presidenta de dicha comisión, la legisladora Janet Sánchez (PpK), Gonzales Yep presentó su excusa de inasistencia a la sesión del lunes en el Congreso y explicó los motivos de su ausencia.

Refirió que la denuncia contra Becerril se encuentra en fase de investigación preparatoria en la Fiscalía Especializada Contra el Crimen Organizado en la ciudad de Chiclayo, en la carpeta fiscal 10-2018, que despacha el fiscal provincial Juan Carrasco Millones.

Recordó que el caso viene siendo investigado por la Fiscalía de la Nación, dado que Héctor Becerril es congresista de la República. Gonzales Yep precisó que en la investigación en Chiclayo tiene la condición de procesada y debe guardar la reserva del caso.

La empresaria también afirma que en su condición de agraviada en la denuncia contra Becerril, “dudo de la imparcialidad de los miembros de la Comisión de Ética”, específicamente de las congresistas Milagros Salazar y Milagros Takayama (Fuerza Popular).

“[Ellas] fueron las personas que en su condición de congresistas participaron en las reuniones que sostuviera la suscrita en el local de campaña de Antonio Becerril Rodríguez, ubicado en la Av. Salaverry, en la ciudad de Chiclayo, y donde se me solicita por parte del hermano del congresista apoyo económico para la campaña electoral”, remarcó Gonzales.

Por ello, solicitó que la Comisión de Ética se abstenga de realizar diligencias de investigación en los hechos denunciados contra Héctor Becerril.

Mirtha Gonzales Yep denunció que los hermanos Becerril le solicitaron comprar porcelanato italiano para la casa del parlamentario a cambio de ganar varias licitaciones en la región Lambayeque.