Kuala Lumpur. Una adolescente de Malasia que publicó un sondeo en su cuenta de Instagram sobre si debía vivir o morir se suicidó después de que la mayoría de sus seguidores votarán a favor de su muerte.

La joven de 16 años, que vivía en el estado de Sarawak, murió “súbitamente” tras publicar el sondeo en la red social el lunes, declaró la policía citada por los medios locales.

“Es muy importante, ayudadme a elegir entre D/L”, escribió la adolescente en Insagram, según información de la web Astro Awani. La letra D se refiere a “death” (“muerte”) y la L a “life” (“vida”).

El 69% de los participantes votaron por la muerte y el 31% por la vida, según la policía.

Instagram examinó la cuenta de la adolescente y encontró que la encuesta online, que se realizó en un periodo de 24 horas, finalizó con un 88% de votos a favor de “L” (Life), de acuerdo a Wong Ching Yee, jefa de comunicaciones de la compañía en el área del Asia-Pacífico.

Sin embargo, Aidil dijo que las cifras de la encuesta podrían haber cambiado después de que se esparció la noticia del suicidio.

El caso ha generado preocupación entre legisladores malasios, que hicieron llamados a una investigación exhaustiva. Ramkarpal Singh, abogado y miembro del Parlamento, dijo que quienes votaron para que la adolescente muriera deberían ser acusados de instigar al suicidio.

“¿Esta chica podría estar viva hoy si la mayoría de usuarios de la red en su cuenta de Instagram la hubiera desalentado de la idea de suicidarse?”, dijo en un comunicado.

Por su parte el ministro de Juventud y Deportes, Syed Saddiq, expresó su preocupación por la salud mental de los jóvenes en Malasia. “Es un problema nacional que tiene que abordarse seriamente”, añadió.

Ching Yee Wong, la encargada de comunicaciones de Instagram para Asia Pacífico, transmitió su pésame a la familia.

La responsable reconoció que la red social, propiedad de Facebook, tiene “la importante responsabilidad de asegurarse de que la gente que utiliza Instagram se sienta segura y apoyada”.

La ley malasia indica que cualquier persona condenada por instigar el suicidio de un menor podría afrontar pena de muerte o hasta 20 años de cárcel.

Fuente: AFP / Reuters