Diego Quispe

Punto de quiebre. En febrero último, el exgerente de seguridad Gabriel Prado entregó al Ministerio Público (MP) un audio sobre una conversación que tuvo con la exalcaldesa de Lima Susana Villarán y el exgerente municipal José Miguel Castro.

En la reunión grabada que data de octubre del 2017, Villarán y Castro buscaron ocultar el aporte de US$ 3 millones de Odebrecht. Además, sabían que algún ejecutivo de la constructora brasileña los iba a delatar.

“Escúchame, hay una cosa que me han dicho. Y es que es un tipo en Brasil, ha dicho que tú y yo hemos ido a conversar para que nos den tres palos verdes. Yo me devano, ¿entiendes?… si es que eso va a aparecer en cualquier momento de buena fuente”, le dijo Villarán a Castro.

“¿Quién te ha dicho?”, preguntó Miguel Castro.

“Personas que tienen conocimiento”, respondió la exburgomaestre.

Las grabaciones fueron difundidas ayer por el programa Cuarto Poder, que tuvo acceso al material desde el último viernes. La defensa legal de Villarán y Castro tomó conocimiento de ello ese día, tal vez por eso la exalcaldesa se animó a dar una entrevista a Exitosa el sábado 11 para admitir que la campaña del No a la revocatoria recibió un aporte de US$ 4 millones de Odebrecht y OAS.

Con esta revelación, el panorama judicial no es prometedor para Villarán, Castro y Prado. Sobre todo porque hoy se realiza la audiencia de la prisión preventiva de 36 meses que el fiscal Carlos Puma pidió contra ellos.

Fuentes del Ministerio Público (MP) señalaron a este diario que la confesión de Villarán del último sábado no solo demuestra que ella y Castro recibieron dinero de ambas constructoras, sino también que estuvieron obstaculizando la investigación fiscal al mentir. Y eso reforzaría la necesidad de la prisión preventiva.

“Creo que la perjudica porque revela que antes mintió y ocultó información. Además, el pronóstico de pena es alto. Aun confesando, no disminuye (la pena) por debajo de los cuatro años”, explicó la fuente.

Agregó que Villarán sabe de la existencia de colaboradores eficaces que la pueden complicar judicialmente. “Por eso reconoce una parte de los hechos de su entorno”, añadió.

Aparte de que Villarán y Castro hayan admitido hace dos años su preocupación porque se conozca el presunto aporte ilícito de los brasileños al No a la revocatoria, en el audio también se escucha a Prado reclamarles por permitir que usen su nombre para crearle una cuenta en la Banca Privada de Andorra (BPA).

Cuenta en Andorra

Es fundamental precisar que Prado se reunió con Villarán y Castro luego de que el diario El País destapó que la firma Odebrecht Aeon Group le abrió una cuenta de depósito en la Banca Privada de Andorra en agosto del 2013 en la que recibió luego 3.048 euros.

“No, pues, José Miguel, no me tomes el pelo, por favor. No se crea una banca en el principado de Andorra para pagar un sueldo de US$ 20 mil o US$ 10 mil a un profesional que quieres contratar”, reclamó Prado a Castro.

Según Prado, el 2013 solicitó ayuda a Castro a buscar trabajo. Este último organizó una reunión en Lima con un ejecutivo uruguayo vinculado a Odebrecht, al que le entregó documentos firmados por él.

El exgerente de seguridad reveló ayer que ese ejecutivo es Norberto Sanguinetti, exgerente de la filial de BPA en Uruguay. En el audio, Castro persiste en desconocer la identidad de este funcionario, pero admite conocer que Odebrecht planeaba depositar en esa cuenta US$ 250 mil.

“No, te iban a pagar US$ 250 mil, en el lapso de un año, que son US$ 20 mil mensuales”, respondió el exgerente.

Eso coincide con la confesión de Jorge Barata el mes pasado, quien aseguró que la cuenta abierta en BPA a nombre de Prado era para aportes ilícitos de la campaña del No a la revocatoria y que Castro recomendó crearla.

Oscura sociedad

Como se recuerda, Barata también declaró que Susana Villarán lo llamó para agradecerle el aporte.

De acuerdo con la acusación fiscal, Villarán y Castro jugaron en pared para la recepción de dinero de las constructoras. Eso se sustenta, además, con la cronología de los acontecimientos.

Castro fue nombrado gerente general de Lima el 6 de enero del 2012, cuatro días después de que el vocero de la revocatoria, Marco Tulio Gutiérrez, compró un kit electoral para iniciar la campaña contra Villarán.

El 26 de octubre de ese año, Gutiérrez presentó la solicitud de revocatoria y cinco días después el JNE convocó a la consulta popular. Según la Fiscalía, el mes siguiente el titular de la empresa FX Comunicaciones, Valdemir Garreta, viajó a Perú para reunirse con Villarán y Castro y ver la campaña publicitaria.

En el viaje, Garreta se contactó con Villarán. La exalcaldesa le explicó que el encargado de su campaña era Castro. Ese mismo mes, el exgerente municipal se comunicó con la empresa OAS.

“Así, Villarán de la Puente, junto a Castro Gutiérrez tuvieron en consideración los intereses de las siguientes empresas: Odebrecht tenía el proyecto Vías Nuevas de Lima, a través de la concesionaria Rutas de Lima, y la empresa de OAS tenía en ejecución el Proyecto Línea Amarilla”, dice el documento que acusa a ambos exfuncionarios capitalinos.

El documento precisa que Castro se comunicó en reiteradas oportunidades con los funcionarios de Odebrecht, Guilherme Borjes y Raúl Ribeiro, quienes suscribieron la concesión de Vías Nuevas de Lima. Añade que según la declaración del colaborador eficaz N° 101–2019, el exrepresentante de OAS en Perú le dijo a Leonardo Fracassi, exejecutivo de esta constructora, que “José Miguel Castro le pidió la entrega de recursos ilícitos para la campaña de la señora Villarán, que sería pagados por medio de contratos en Brasil a nombre del señor Valdemir Garreta y a remesas de pago de la Caja 2”.

Negación

Estas aseveraciones demostrarían que José Miguel Castro era un hombre clave en la gestión y recepción de fondos. Pero pese a la evidencia fiscal, el exgerente negó haber recibido dinero de Odebrecht y OAS desde el año pasado.

Por ejemplo, el 16 de abril del 2018 negó haber recibido fondos de Jorge Barata, exrepresentante de Odebrecht en Perú, para la campaña del No a la revocatoria. Incluso calificó a Barata de mentiroso contumaz.

“Estas cosas hay que tomarlas de quien viene. Hace dos años, el señor Barata vino a la Comisión Pari y dijo que Odebrecht no tenía ningún tipo de políticas de pagar coimas y que por política era imposible que se haya pagado algún tipo de comisiones y en este Congreso, junto a su abogado, el señor Fernando Altuve, mintió de una manera descarada”, dijo a la comisión Lava Jato del Congreso.

De igual modo, en enero de este año, su abogado José Orrego Sánchez dijo en una audiencia que su patrocinado no recibió dinero de ninguna constructora. “De acuerdo con la narración de mi patrocinado José Miguel Castro, él jamás ha recibido la suma de US$ 3 millones por parte del señor Jorge Barata y la empresa Odebrecht”, expresó.

El 26 de abril, en una entrevista en Sigrid.pe de LRTV, también negó la recepción de fondos brasileños luego de la reciente confesión de Barata.

Sin embargo, con la reciente confesión de Villarán, las constantes negaciones de Castro quedarían refutadas. Al cierre de esta nota, este diario buscó comunicarse con él, pero no respondió las llamadas.

¿Por qué la prisión preventiva?

– Fuentes del Equipo Especial Lava Jato recordaron que la exalcaldesa de Lima Susana Villarán tenía una medida de comparecencia con restricciones que le había impuesto un juez ante el requerimiento efectuado por este equipo de investigación cuando era dirigido por el fiscal Hamilton Castro. “Al ya estar formalizada la investigación preparatoria, ya no procede la detención preliminar porque es una medida precautelar que solo procede en etapa preliminar. Por eso, el caso de ella es una variación de la comparecencia con restricciones por prisión preventiva”, agregó.

– Otro elemento que destaca la Fiscalía es que en una fiesta llamada “La Feijolada”, la exburgomaestre Susana Villarán se reunió con Jorge Barata y su esposa, Sara Barata. Uno de los temas abordados en esa conversación habría sido el financiamiento de la campaña contra la revocatoria de la exalcaldesa.

José Miguel Castro, 16 de abril del 2018

“Quiero ratificarme en que las declaraciones del señor Barata vienen de un mentiroso contumaz. No son ciertas. En lo que a mí respecta, y se lo digo claramente, no he recibido un sol del señor Barata y nunca le he pedido nada. Es bien importante la posición de uno ante estas declaraciones”.

José Orrego Sánchez, 9 de enero del 2019

“De acuerdo con la narración de mi patrocinado José Miguel Castro, él jamas ha recibido la suma de US$ 3 millones por parte del señor Jorge Barata y la empresa Odebrecht. Razón por la cual negamos categóricamente que haya recibido suma alguna de dinero”.

José Miguel Castro, 26 de abril del 2019

“No he recibido ningún aporte monetario. Nunca he recibido dinero del señor Jorge Barata. No tendría por qué haber un pedido de prisión preventiva. El comportamiento de Villarán como de todos los investigados, incluyéndome, ha sido impecable con respecto a la Fiscalía”.