Antes de la llegada de los europeos la palta se cultivaba desde el río Bravo, en el norte de México, hasta Guatemala.

La palta o persea americana se originó en el centro sur de México, en algún momento entre el año 7.000 y 5.000 antes de Cristo. Su uso fue y es parte importante de la dieta de la población de estas zonas.

Después del descubrimiento de América y de su conquista por parte de los españoles, el aguacate se diseminó a otros lugares del mundo, llegando a Europa y al resto del mundo. Hoy podemos ver una gran variedad de platillos que usan este ingrediente, ya sea desde una ensalada hasta un roll de sushi.

La palabra aguacate viene del náhuatl ahuácatl, lo que también significa testículos. Los españoles hicieron el préstamo de la palabra y la adaptaron a su idioma, creando la palabra aguacata y avocado. En portugués se conoce como abacate, y en alemán se conoció como “fruta de mantequilla”.

Por su parte, la palabra guacamole proviene del náhuatl ahuacamolli, que traducido significa sopa o salsa de aguacate. También este fruto es conocido como aguaco o ahuaca.

A su vez, la palabra palta proviene del quechua, y es también el nombre con el que se conoce a una etnia amerindia, los Paltas, que habitó en la provincia de Loja, (Ecuador) al norte de Perú.

Aparentemente este es el origen del nombre con que los Incas bautizaron al fruto del aguacate, traído desde la zona norte de su imperio donde se superponía con el sur del imperio Azteca. Esto también coincide con el tiempo aproximado en que el árbol llegó de Ecuador a Perú, ya que se sabe que la conquista de las provincias norteñas por el Inca Tupac Yupanqui ocurrió entre 1450 y 1475.

Con el nombre de palta se conoce al vegetal de la persea en Argentina, Chile, Perú y Uruguay.

Las crónicas e historias que relataban los conquistadores españoles mencionaron esta fruta por primera vez en 1519.

El fruto de persea americana ha sido utilizado principalmente como alimento.

En México, el aguacate es importante y tradicional en la dieta diaria desde los tiempos precolombinos. Se utiliza como parte de ensaladas, como guarnición, y para preparar guacamole, entre muchos otros usos.

En Perú, la palta que se produce mayoritariamente es de tipo verde. Su tamaño puede llegar hasta los quince centímetros según la zona de producción. Se usa para preparar palta rellena, sopa de palta y como acompañamiento en diversos platos de la variada gastronomía peruana, hoy veremos una receta sencilla y sabrosa que nos puede sacar de cualquier apuro y hacernos quedar bien, se trata de la “palta rellena con atún”

INGREDIENTES (2 personas)

1 Lata de atún
2 Palta
2 Cucharadas de Mayonesa
2 Ramitas de Apio España (celery)
arvejas (guisantes)
limón, sal, pimienta

PREPARACIÓN

En un recipiente, desmenuzar el atún.
Cocer las arvejas en agua hirviendo con sal, una vez cocidas pasar por agua fría para cortar la cocción.
Picar el apio en cuadrados finos.

  • Cocinar el huevo. Pelarlo y cortar en mitades.
  • Mezclar las alverjas, el apio picado y la mayonesa, agregamos sal, pimienta y jugo de limón.
  • Pelar y cortar las paltas por la mitad a lo largo, retirar la pepa y sazonar con jugo de limón, sal y pimienta.
    Cortar un poco de la base de cada palta para que se asienten en el plato.
  • Servir la palta (cortando un poco de su base) sobre una hoja de lechuga y rellenar con el atún. Decorar con una lonja de huevo duro

Fuente: http://amoperusaboresdemitierra.blogspot.com/2018/04/palta-rellena.html